INTERNACIONAL

Una 'gran coalición' entre la CDU y el SPD: ¿Alivio para los países europeos en crisis?

23/09/2013 11:50 CEST | Actualizado 23/09/2013 12:22 CEST

Una "gran coalición" entre conservadores y socialdemócratas es una de las hipótesis más probables que se perfilan en Alemania tras las elecciones legislativas en las que el partido de Angela Merkel se ha quedado a las puertas de la mayoría absoluta. Este pacto podría suponer un punto de inflexión, un soplo de alivio para los países europeos en crisis castigados por la austeridad alemana.

Los expertos consideran que la CDU (41,5% de los votos) optará por abrir las conversaciones con los socialdemócratas, al ser la segunda formación más votada (25,7%), aunque estiman que las negociaciones entre ambos serán difíciles y que el ejecutivo resultante podría ser inestable.

[LEE EL BLOG DE MONTSERRAT DOMÍNGUEZ: ANGELA, LA LIDERESA]

El SPD, argumentan, podría amenazar al bloque de Merkel con romper la coalición y formar un tripartito de izquierdas junto a Los Verdes y La Izquierda, con los que también suma una mayoría absoluta.

La secretaria general del SPD, Andrea Nahles, ha recordado que las negociaciones no deben por qué llevar automáticamente a una denominada "gran coalición" entre la Unión y los socialdemócratas.

"En primer lugar no hay ningún automatismo por el que deba haber una gran coalición. También hay otras opciones posibles", ha asegurado, para indicar que su formación va a darse ahora tiempo para analizar la situación y, en todo caso, esperar a la oferta de la Unión.

"Merkel aún no nos ha llamado", ha apostillado.

De producirse esta alianza, se volvería a dar la coalición que gobernó Alemania entre los años 2005 y 2009, el primer mandato de Merkel, y algunos analistas económicos avanzan cuáles podrían ser las consecuencias para Europa.

¿FIN DE LA RECETA DE LA AUSTERIDAD?

Holger Schmieding, economista de Berenberg Bank, cree que la "gran coalición" puede suponer una "inflexión mínima de la posición alemana en favor de los países del euro en crisis".

El mismo pronóstico baraja Andreas Rees, de Unicredit, que prevé la "búsqueda de una política proeuropea, tal vez un poco más constructiva".

El SPD ha denostado a menudo las políticas de austeridad de Merkel hacia los países en crisis. El candidato del SPD, Peer Steinbrück, ha repetido en varias ocasiones durante la campaña que estas políticas restrictivas han sofocado el crecimiento de los países en crisis.

Si Merkel se pone a la cabeza de una gran coalición podría tener presiones para dejar un poco más de tiempo a los países más golpeados por la recesión para su recuperación.

En cualquier caso, el SPD llegaría al gobierno muy debilitado frente a una Merkel crecida con su resultado electoral, por lo que la "gran coalición" no se traduciría automáticamente en el fin de la austeridad.

Es probable que de producirse el pacto, el SPD se centre más en asuntos internos como el objetivo de lograr un salario mínimo, eje central del programa de los socialdemócratas, la reforma de la educación, la sanidad o el recorte de los subsidios.

Habrá que esperar para ver cómo se resuelve el tira y afloja entre los partidos para establecer alianzas, algo que podría prorrogarse durante semanas. Unas negociaciones a las que sin duda el resto de países europeos permanecerán muy atentos.