INTERNACIONAL

Benedicto XVI dice que nunca encubrió el abuso a menores por parte de sacerdotes

25/09/2013 09:48 CEST | Actualizado 25/09/2013 09:48 CEST
GETTY

El papa emérito Benedicto XVI ha asegurado, en sus primeras manifestaciones publicadas tras su renuncia, que los abusos de menores por parte de sacerdotes provocan "sufrimiento" en la Iglesia y que nunca ha tratado de encubrirlos.

"Nunca he tratado de encubrir estas acciones. Que el poder del mal penetre hasta tal punto en el mundo interior de la fe es para nosotros un sufrimiento que, de una parte, tenemos que soportar, y de otra, debemos hacer todo lo posible a fin de que no se repitan casos de estos", ha dicho en una carta en la que responde al matemático ateo italiano Piergiorgio Odifreddi, cuyos extractos aparecen publicados en el diario italiano La Repubblica.

Joseph Ratzinger reconoce una "profunda consternación" sobre el abuso moral de una "parte minoritaria de los sacerdotes" y asegura que no es motivo de consuelo saber que, según las investigaciones de los sociólogos, el índice de sacerdotes que cometen estos crímenes no es más alto que el de otras categorías profesionales.

"En cualquier caso, no se debe presentar ostentosamente esta desviación como si se tratase de una inmundicia propia del catolicismo", añade.

DEFIENDE EL 'JESÚS HISTÓRICO'

En su misiva, Bendicto XVI defiende la figura del 'Jesús histórico'. "No es correcto que usted diga que yo estoy interesado sólo en la metahistoria; todo lo contrario, todos mis esfuerzos tienen el objetivo de mostrar que el Jesús descrito en los Evangelios es también el Jesús histórico real, que se trata de la historia realmente ocurrida", subraya.

El Papa emérito no ve que el científico haya establecido realmente un diálogo serio en estas dos materias que rebate. Sin embargo, se muestra más agradecido por el diálogo establecido en torno a la teología, en el que Ratzinger defiende también su papel para mantener la religión ligada a la razón y la razón a las religiones y asegura que ambas funciones son de "esencial importancia para la humanidad".

Además, rebate la teoría del matemático italiano asegurando que su "religión de la matemática" no habla ni de la libertad ni del amor ni del mal. "Me maravilla que usted, con una sola ola, liquide la libertad. El valor más importante de la época moderna".

Benedicto XVI, que reconoce que su crítica es "dura", agradece en todo caso que el matemático haya buscado un diálogo así de abierto con la fe de la Iglesia católica.

NOTICIA PATROCINADA