ECONOMÍA

Panrico, Pescanova, Huesitos... el ocaso de empresas que marcaron tu vida

02/10/2013 21:33 CEST | Actualizado 02/10/2013 21:33 CEST

Los niños se comían durante la merienda un donut de Panrico, mientras sus padres en el carrito de la compra llevaban flanes Dhul, palitos de merluza de Pescanova y yogures de Clesa. Esa España queda hoy muy lejos y aquellos éxitos empresariales son en estos momentos historias de fracasos y de cifras en rojo. Marcas instaladas en los más profundo del imaginario familiar pasan en estos días por la situación más difícil de su historia.

¿Por qué se encuentran así? Se debe a una “suma de situaciones”, explica a El Huffington Post el secretario del Sector de Alimentación, Bebidas y Tabacos de UGT, Sebastián Serena, quien recalca que uno de los factores es la falta de apoyo a esta industria. En su opinión, las ayudas al sector agroalimentario son “ridículas” frente a las de otros campos y si se hubiera puesto mayor atención, hoy habría una industria “más competitiva y rentable”.

A esto se suma la situación de crisis económica. La gente, prosigue Serena, van a lo más barato y compran marcas blancas -sin desmerecer estos productos-. En este punto, también señala la falta de concesión de crédito a muchas empresas.

Serena agrega que otro de los factores más importantes para entender la cuestión es el “presumible fraude en la gestión” de estas compañías. Por ejemplo, en el caso de Pescanova, añade, no se puede achacar el problema a la falta de ayudas por parte de la Xunta de Galicia.

Repasamos la difícil situación de varias empresas que te han acompañado durante tu vida:

PANRICO

Ha sido la última empresa emblemática en unirse a este grupo. En mitad de una negociación con los trabajadores, Panrico ha dado un giro en su estrategia este miércoles y ha procedido a la presentación formal del preconcurso de acreedores.

La compañía -fabricante de Donuts, Bollycao, 'pan de molde', Donettes, La Bella Easo y Qé!- ha alegado que esta decisión es “buena” en la “situación en la que se encuentra y protege el camino a una solución consensuada que garantice la viabilidad”.

“Estamos en un momento muy pesimista”, ha señalado Sebastián Serena sobre la situación de la compañía. Con el paso dado por la dirección de la empresa, dice este responsable de UGT, se intenta agilizar un acuerdo que es difícil de aceptar.

Los trabajadores de Panrico, que tiene una historia de más de cincuenta años, han anunciado este miércoles que van a ir a la huelga a partir del próximo 13 de octubre para reclamar el abono de la nómina de septiembre y en protesta tras conocer que se ha solicitado el preconcurso.

(Sigue leyendo después del vídeo)

PESCANOVA

¿Quién iba a pensar que la reina madre de los congelados acabaría en la Audiencia Nacional? Pue sí, Pescanova vive los peores momentos de su historia, con su expresidente Manuel Fernández de Sousa imputado y con la sombra de una cuentas desastrosas.

Los informes de KPMG y de Deloitte, la administradora concursal, revelaron que el 80% de las ventas de Pescanova de 2011 y 2012 eran ficticias y que el agujero patrimonial de la pesquera gallega asciende a los 1.667 millones de euros.

Todo ello provocó un drástico golpe de timón el pasado día 12, momento en el que se cambió el poder interno al hacerse con las riendas la cervera Damm. El hombre para salvar la empresa: Juan Manuel Urgoiti. Una de sus primeras medidas ha sido el cierre “transitorio” de la planta de Insuiña en Chapela-Redondela (Pontevedra). No obstante, ha descartado tomar más ajustes de este tipo.

Ahora se enfrenta a una negociación con la banca acreedora. Sus planes pasan por una quita -”eso es más claro que el agua”, ha llegado a decir- y previsiblemente por una capitalización de la deuda. Tiene mucho por delante el nuevo capitán del chubasquero amarillo para reflotar esta compañía fundada en 1960.

(Sigue leyendo después del vídeo)

CHOCOLATES HUESO

A finales del mes de abril España se levantaba con la noticia de que las míticas chocolatinas Huesitos -que comenzaron a venderse en la década de los setenta- ya no se fabricarían en el país. Lo que los niños escondían en sus mochilas para devorar en el recreo tenían un nuevo destino.

Estaba previsto cerrar la fábrica en Ateca (Zaragoza) y realizar el producto en Polonia. El fin de otro éxito gastronómico en tierras españolas. Las redes sociales pronosticaron su fin y los vecinos de este municipio vieron la ruina económica en su comarca por la decisión de la multinacional estadounidense Mondelez International (antes Kraft Foods).

A mediados de julio, Mondelez llegó a un acuerdo para vender la fabrica de Ateca y las marcas Huesitos y Tokke a Chocolates Valor. El dulce no caducaba al final del todo. En estos días se finiquita el reajuste del personal hasta el traspaso a su nuevos dueños. No todos los que allí trabajaron se quedaran.

(Sigue leyendo después del vídeo)

DHUL, CLESA Y CACAOLAT

En 1969 nacía la empresa Dhul en Granada. El mundo de los lácteos incorporaba a uno de sus grandes protagonistas y emergía el flan que sirvió de postre a millones de españoles. Pero a lo largo de los años el flan se atragantó.

Esta empresa de postres lácteos es una de las compañías que formaban parte del conglomerado de Nueva Rumasa -en manos de la familia Ruiz-Mateos-, cuyas empresas se declararon en concurso de acreedores en cadena.

Esta misma semana el administrador concursal cerró la venta de la fábrica de Granada a la francesa Andros por 2 millones de euros. Se cerraba de esta manera una de las partes más difíciles de la gestión del Grupo Dhul, además se encontraba una solución para la continuidad de esta planta y sus puestos de trabajo.

También pertenecía a este grupo Clesa, que fue declarada en concurso de acreedores a finales de mayo de 2011, con un pasivo inicial de 1.112 millones de euros. Esto le llevó a ser el mayor concurso tramitado hasta ese momento en el sector alimentario. El juez aprobó el pasado 24 de septiembre el plan de liquidación de esta empresa que se extendió por todo el país en los años cuarenta.

A la misma familia empresarial pertenece Cacaolat. A finales de septiembre, se anunciaba el cierre de su planta de producción de leche de Utebo, en Zaragoza, en la que trabajan 47 personas. La intención de los nuevos dueños es potenciar la planta de Barcelona.

Aquella España que se sentaba en la mesa con una gran sonrisa, hace cuentas hoy en día y mira de reojo lo que queda en el frigorífico.