POLÍTICA

La familia real, en el desfile del 12 de octubre: el palco, cada vez más vacío (FOTO INTERACTIVA)

11/10/2013 21:54 CEST | Actualizado 12/10/2013 12:03 CEST

En 2007, ocho; en 2013, dos. Este sábado, solo los príncipes han presidido el desfile militar del 12 de octubre. Una imagen muy alejada de la de hace seis años, cuando la familia real al completo ocupó el palco.

Pasa por la foto interactiva para ver cómo la tribuna ha ido perdiendo miembros:

Desde esta foto de 2007, y como destaca Vanitatis, la tribuna ha menguado. Pocas semanas después del desfile de 2007, la Casa Real anunció el "cese temporal de la convivencia" de la infanta Elena con Jaime de Marichalar, que no volvió a ver el desfile junto al resto de los miembros de la realeza.

El palco no volvió a perder miembros hasta 2012, cuando de los ocho miembros de 2007 se pasó a cuatro: los príncipes y los reyes. Ese año, estalló el Caso Nóos y la Casa Real decidió apartar de los actos oficiales de la familia real a Iñaki Urdangarín, imputado por presunta malversación de fondos públicos, fraude a la Administración, falsedad documental y prevaricación. Como consecuencia, la infanta Cristina tampoco ocupó su puesto.

Lo que más sorprendió el año pasado fue, sin embargo, que tampoco la infanta Elena vio el desfile desde el palco, sino en una tribuna junto al líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. La Casa Real explicó que desde ese momento a los actos oficiales que corresponden a la Jefatura del Estado sólo acudirían los Reyes y los Príncipes de Asturias.

Pero este año ni siquiera los reyes estarán el palco. La reciente operación de cadera del rey hace imposible que el monarca presida el acto y la Casa Real informó de que la reina no acudiría. Sí irá, sin embargo, a la recepción que la familia real ofrece tras el desfile a representantes de toda la sociedad española en el Palacio Real, donde también estará la infanta Elena.

TE PUEDE INTERESAR:

El cambio físico de Urdangarin

Así promociona Defensa el desfile del 12 de octubre (VÍDEO)

La última operación del rey