NOTICIAS

Las claves del acuerdo en EEUU: una prórroga, una única concesión a los republicanos y un gran descrédito

17/10/2013 08:32 CEST | Actualizado 16/12/2013 11:12 CET
EFE

Demócratas y republicanos lograron un acuerdo y el Gobierno de EEUU vuelve a estar abierto. El presidente estadounidense, Barack Obama, firmó este miércoles oficialmente la ley que permite la reapertura de la Administración federal y eleva el techo de deuda, con lo que se pone fin definitivamente a la crisis fiscal que ha vivido el país.

La Casa Blanca confirmó que poco después de la medianoche Obama sellaba con su rúbrica el acuerdo aprobado anoche por el Congreso de EE.UU., por amplia mayoría tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes.

Pero, ¿qué significa? ¿Quién ha ganado?

1.- Es una prórroga

El acuerdo del Senado eleva el techo de endeudamiento de Estados Unidos hasta el 7 de febrero y desbloquea el presupuesto federal para reabrir la Administración,-paralizada parcialmente desde el 1 de octubre-, hasta el 15 de enero, dando tiempo a que el Congreso inicie un debate sobre el gasto y reducción del déficit.

2.- Endurecimiento de los controles de la ley sanitaria

El texto incluye una cláusula sobre la reforma sanitaria de Obama, su principal logro en la Casa Blanca. Aunque los republicanos querían retrasar un año la entrada en vigor del texto, al final se han conformado con el compromiso de que se verifiquen más estrictamente los ingresos de los que reciban ayudas.

3.- Negociación a largo plazo

Un comité bipartidista y bicameral se encargaría de negociar un acuerdo presupuestario a largo plazo que debería ser presentado en diciembre. Las instituciones internacionales, como el FMI o el Banco Mundial han pedido a EEUU que dé una solución permanente a este problema para evitar sustos periódicos.

4.- 16 días con un Gobierno a medio gas y la amenaza de la bancarrota

El acuerdo ha llegado tras el cierre parcial del Gobierno (salvo los servicios esenciales, como Defensa) durante más de dos semanas. Entre ellas, museos y oficinas no prioritarias. El tesoro podía endeudarse y hacer frente a sus pagos hasta tan solo una hora y media después de que se cerrase definitivamente el acuerdo, por lo que el riesgo de entrar en bancarrota fue real y cercano.

5.- Derrota republicana y de Boehner

Pese al riesgo de suspensión de pagos, algo que sería catastrófico, el Tea Party no ha logrado sus objetivos. Por el camino ha sacrificado la credibilidad de John Boehner, el presidente de la Cámara de Representantes que controlan los republicanos. Una de las principales figuras republicanas se ha visto atrapado entre los radicales de su partido y la firmeza de Obama, que finalmente se ha impuesto dejándolo como principal damnificado.