POLÍTICA

Mas dio plantón a Sáenz de Santamaría porque estaba en juego el prestigio de la Generalitat

18/10/2013 15:32 CEST | Actualizado 18/10/2013 15:32 CEST
EFE

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, dio plantón a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en un acto este jueves en Barcelona porque estaba en juego el prestigio de la "institución" que encabeza.

En declaraciones a los periodistas en Sort (Lleida) tras reunirse con alcaldes y afectados por las riadas que en junio afectaron a la comarca del Pallars Sobirà, Mas ha exculpado de la situación a la organizadora del evento, la patronal Fomento del Trabajo.

"Se me invitó al acto para presidirlo, y pocas horas antes me dijeron que las condiciones por las que había sido invitado habían cambiado", ha relatado.

"Consideré que la Generalitat, como máxima institución de nuestro país, como Cataluña, quedaba en un segundo orden y preferí que estuviera representada por un consejero", ha asegurado.

La vicepresidenta escalaba en el orden protocolario al máximo escalón al encontrarse el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el extranjero y asumir ella sus funciones en España.

"NO FUE UN GOLPE ENCIMA DE LA MESA"

Si Mas hubiese asistido, se habría creado un "precedente", algo a lo que no estaba dispuesto, y ha asegurado que no quiere interpretar este hecho como un ataque del Gobierno central a Cataluña, sino como un problema protocolario.

Sobre la actitud que tuvo este jueves a la hora de tomar esta decisión, ha dicho: "No lo hice molesto, no fue un golpe encima de la mesa".

Mas ha dicho que el presidente de la Generalitat es quien debe presidir cualquier acto en Cataluña, a menos que esté "el rey, la casa real, el presidente del Gobierno español, el presidente del Senado o del Congreso", cargos que a nivel protocolario están por encima del mandatario catalán.