NOTICIAS

EEUU promete despejar las "dudas" y España alerta de que el espionaje sería "inaceptable"

28/10/2013 12:13 CET | Actualizado 28/10/2013 14:56 CET

Estados Unidos y España se han visto las caras este lunes por el caso del supuesto espionaje. Pero la reunión ha sido de segundo nivel, entre el embajador norteamerciano en Madrid, James Costos, y el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, y tan solo ha durado 40 minutos.

En este encuentro en el Palacio de Santa Cruz, el embajador enviado por Washington se ha comprometido ante el representante del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación a despejar "las dudas" que han podido surgir acerca de estas escuchas, según un comunicado del departamento que dirige José Manuel García-Margallo.

Durante esta cita, el Ejecutivo español ha transmitido al embajador la importancia de preservar el clima de confianza que rige en las relaciones bilaterales y de conocer el alcance de unas prácticas que, de ser ciertas, son "impropias e inaceptables entre socios y países amigos".

España ha instado a las autoridades de Estados Unidos a que faciliten toda la información necesaria sobre las supuestas escuchas realizadas en España.

Méndez de Vigo ha reiterado a Costos su "preocupación" por las noticias aparecidas en los últimos días y ha subrayado el "necesario equilibrio" que debe mantenerse entre la seguridad y la defensa de la privacidad e intimidad de las comunicaciones, "tal como recoge claramente la legislación española".

El secretario de Estado ha sido el encargado recibir al embajador en ausencia del ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, que ha iniciado este lunes una visita oficial a Polonia para estrechar las relaciones políticas y económicas entre ambos países, una gira que le llevará también a visitar por primera vez Lituania y Estonia.

EL AVISO DE MARGALLO

Desde Varsovia, García-Margallo ha expresado su "seria preocupación" por las informaciones relativas al supuesto espionaje que, "de confirmarse", podría suponer "la ruptura del clima de confianza" entre ambos países.

El ministro ha reiterado que de momento España "no tiene constancia oficial" de ese supuesto espionaje y ha aseverado que su departamento ha trasladado la "seria preocupación" de España por las informaciones de los medios de comunicación que, "de confirmarse", supondrían una "práctica inaceptable entre países socios y amigos".

"Hemos pedido al embajador, como en dos ocasiones anteriores, que facilitase al Gobierno la información necesaria sobre este asunto que, de confirmarse, podría suponer la ruptura del clima de confianza que tradicionalmente ha presidido las relaciones entre ambos países", ha agregado.

"ESTRECHA COLABORACIÓN CON ESPAÑA"

Costos ha subrayado la importancia de la "comunicación abierta" entre aliados y ha avanzado que continuará las consultas bilaterales en curso "sobre la recopilación de información de las agencias gubernamentales de Estados Unidos".

En un comunicado de la embajada estadounidense, Costos reconoce que algunos de sus "más cercanos aliados" han expresado su preocupación por la reciente divulgación "no autorizada de información clasificada".

Indica la embajada que se trata de programas de seguridad nacional que han desempeñado "un papel fundamental" en la protección de los ciudadanos de Estados Unidos y también "un papel primordial en la coordinación" con sus aliados y "también en la protección de sus intereses".

Recuerda que el presidente Barack Obama ha ordenado una "revisión interna" para asegurar que la información que se recaba en estos programas "no es toda la inteligencia que Estados Unidos es capaz de recoger, sino más bien la inteligencia que debe y tiene que ser recogida".

"Vamos a seguir consultando con nuestros aliados, entre ellos España, a través de los canales diplomáticos regulares para hacer frente a las preocupaciones que se han planteado", remarca.

La embajada de EEUU reconoce es necesario equilibrar el importante papel que estos programas desempeñan en la protección de su seguridad nacional y la protección y seguridad de sus aliados "con los problemas de privacidad legítimamente planteados".

"Vamos a seguir trabajando en estrecha colaboración con España en una gran variedad de temas para proteger la seguridad colectiva de nuestros dos países y de los ciudadanos estadounidenses y españoles", concluye.

Costos ha señalado que trasladará al Gobierno estadounidense la preocupación del Ejecutivo español por este supuesto espionaje.

Al igual que a su llegada al Palacio de Santa Cruz, Costos ha abandonado el mismo sin hacer declaraciones a los medios de comunicación que aguardaban su salida.

LA NSA Y ESPAÑA

Según publica el diario El Mundo, que cita parte de los documentos filtrados por el exanalista Edward Snowden, la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA) espió más de 60 millones de llamadas telefónicas en España entre el 10 de diciembre de 2012 y el 8 de enero de 2013.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, admitió el pasado viernes desde Bruselas, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo Europeo, que el Ejecutivo no tiene constancia alguna de que haya habido espionaje de Estados Unidos a dirigentes políticos españoles, pero subrayó que espiar es impropio de una relación entre "socios y aliados".

Durante los 40 minutos que han estado reunidos Costos y Méndez de Vigo, un ciudadano se ha manifestado en las puertas del Ministerio con una pancarta en la que se podía leer: "Estados Unidos espía y nos roba", en castellano e inglés.

LAS REACCIONES DE LOS PARTIDOS

El 'número 3' del PSOE, Óscar López, ha explicado que su partido mantiene un "diálogo permanente" con el Gobierno para conocer toda la información sobre este caso y, en función, de lo que se conozcan adoptarán una posición.

UPyD ha preguntado este lunes al Gobierno si va a dar instrucciones a la Fiscalía General del Estado para que investigue los posibles delitos de escuchas ilegales y ha pedido también la comparecencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ante la Comisión Constitucional del Congreso, por esta situación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR