ECONOMÍA

Hacienda embarga 542 cajas de seguridad a defraudadores que deben 319 millones de euros

30/10/2013 14:42 CET | Actualizado 30/10/2013 14:42 CET
GTRES

Hacienda tienen un nuevo objetivo (y con clave de seguridad). La Agencia Tributaria ha embargado 542 cajas de seguridad en 270 sucursales bancarias en toda España de contribuyentes con deudas por 319 millones de euros, dentro de un plan especial lanzado esta misma mañana, según han informado fuentes de este departamento.

El plan se ha desarrollado de forma simultánea en todo el territorio nacional, con el despliegue de más de 660 funcionarios de la Agencia Tributaria, afectando a 551 deudores (entre personas físicas y jurídicas), titulares o cotitulares de 542 cajas de seguridad.

Las actuaciones se han llevado a cabo en 270 sucursales de un total de 24 entidades financieras. A partir de ahora se inicia un proceso de notificación al deudor y, en su caso, se procederá a la posterior apertura de las cajas e inventariado de los bienes susceptibles de embargo.

Fuentes de la Agencia Tributaria han especificado que con esta actuación, absolutamente novedosa en los procedimientos llevados a cabo por el organismo, se trata de cobrar una deuda en fase de embargo a contribuyentes que, en muchos casos, se declaran insolventes para hacer frente al pago de dichas deudas.

JOYAS, DINERO EN EFECTIVO, ORO...

Con el plan lanzado este miércoles, la Agencia Tributaria pretende verificar si los deudores que son titulares de estas cajas de seguridad disponen de bienes como dinero en efectivo, joyas, metales preciosos u otros bienes muebles no declarados u ocultos a la Hacienda Pública y, en su caso, proceder a su embargo.

Asimismo, trata de luchar contra la economía sumergida y, en caso de descubrir en las cajas de seguridad bienes que no se corresponden con el nivel de renta declarada por el contribuyente, proceder a su regularización.

Una vez efectuadas las actuaciones de embargo, la Agencia Tributaria notificará las actuaciones a los deudores, emplazándoles en la sucursal de la entidad financiera para proceder a la apertura de las cajas e inventariar los bienes y derechos embargables, para lo que solicitará la autorización judicial pertinente si no existe conformidad por parte del deudor.

En el caso de que el contenido de las cajas sea dinero en efectivo, Hacienda procederá a liquidar con él las cantidades que adeuda el contribuyente, y cuando se trate de otro tipo de bienes y derechos, se procederá a su venta dentro del procedimiento administrativo de apremio, generalmente mediante subasta.

La actuación, que se ha desarrollado de forma simultánea y por sorpresa por razones de "oportunidad y eficacia", ha contado previamente con una selección del colectivo de deudores, partiendo previamente de información relativa a titulares de cajas de seguridad con entidades financieras y con deudas de gran volumen en fase de embargo.