INTERNACIONAL

Mohamed Morsi: "Aún soy presidente legítimo de Egipto"

03/11/2013 16:07 CET | Actualizado 03/11/2013 16:07 CET

El expresidente egipcio Mohamed Morsi ha reaparecido este domingo para reivindicarse como presidente legítimo del país y ha asegurado que no está implicado en la muerte de manifestantes durante la revuelta contra él que culminó con su derrocamiento en un golpe de Estado el pasado 3 de julio, según transcripciones de conversaciones en prisión publicadas por el diario egipcio El Watan. El juicio por estas muertes comienza este lunes.

"Rechazo que me consideren imputado porque los procedimientos para juzgar al presidente de un país son completamente diferentes, según la Constitución. No estoy implicado en la muerte de manifestantes y eso es lo que les diré a los jueces", argumentó, según El Watan, que difunde además las primeras fotografías de Mursi en prisión desde la asonada que acabó con su mandato.

El diario egipcio publica las transcripciones de tres conversaciones entre Morsi y destacadas personalidades políticas egipcias y extranjeras desarrolladas en prisión, como la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton. El periódico destaca que Morsi se encuentra en un estado de negación, que se contradice a menudo y que su tensión y nerviosismo son evidentes.

Ashton visitó a Morsi en prisión a finales del mes de julio. Entonces, según El Watan, Mursi trasladó a Ashton su descontento por estar bajo custodia y se preguntó cómo un presidente puede estar detenido. Incluso aseguró que los Hermanos Musulmanes, el grupo político-religioso al que pertenece, estaba negociando una salida a la crisis con personalidades políticas egipcias.

Además, Morsi pidió a la UE y a Estados Unidos que le ayudaran a volver a la Presidencia y se comprometió a corregir errores de su mandato. Entonces Ashton le preguntó por qué no realizó destituciones entonces en el Gobierno, cesó al fiscal general o convocó presidenciales anticipadas. "Si el país tiene un presidente, debe asumirse que tomará las decisiones y que está al mando. No puede ser que quienquiera que tenga una opinión pueda materializar sus deseos", dijo.