INTERNACIONAL

Movimiento de las Horcas: Las revueltas se extienden por quinto día en Italia

13/12/2013 13:00 CET | Actualizado 13/12/2013 21:09 CET

El Movimiento de las Horcas (Movimento dei Forconi) se extiende por Italia. Las protestas contra los recortes del Gobierno y la austeridad entran en su quinto día y han dejado enfrentamientos en Roma entre los manifestantes y la policía.

El movimiento surgió en Sicilia y toma su nombre de un grupo de agricultores que inició las protestas en 2012 contra el Ejecutivo italiano por los altos impuestos y las subidas de los carburantes.

Pero a ellos se les han unido en la última semana miles de estudiantes, pequeños empresarios, parados, camioneros, que recorren el país cortando carreteras y mantienen colapsada la frontera con Francia para mostrar su rabia por la situación del país.

La tensión ha ido en aumento y en los últimos días este movimiento ha bloqueado carreteras, estaciones ferroviarias y se han producido enfrentamientos entre manifestantes y policías, con el resultado de cinco detenidos y más de medio centenar de personas denunciadas por saqueos.

Este jueves se produjeron enfrentamientos entre cientos de estudiantes y la policía en Roma. También se produjeron incidentes entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad después de que se bloqueara durante varias horas la carreta estatal Aurelia a la altura de Ventimiglia (noroeste) en la frontera con Francia.

Las protestas continúan en varias ciudades y las marchas se extienden. En Mestre (norte) se ha convocado una concentración ante la sede de Equitalia, sociedad que se ocupa de la recaudación de impuestos, así como en Florencia (centro), Bari y Barletta, (ambas al sur) y los manifestantes están ocupando algunas carreteras.

"Somos millones y seguimos creciendo cada hora. El Gobierno se tiene que ir", asegura Danilo Calvani, un granjero que se ha erigido como uno de los líderes de la protesta.

DISOLVER EL PARLAMENTO

Las protestas se ven alimentadas por la fuerte caída de los ingresos, la tasa de empleo situada por encima del 12% y un paro récord del 41% entre los jóvenes menores de 25 años, además de los diferentes casos de corrupción y los escándalos que sacuden a la clase política.

La principal demanda de los manifestantes es que el Parlamento se disuelva y el Gobierno sea reemplazado por otro.

El Ministro del Interior italiano, Angelino Alfano, ha mostrado la preocupación del Gobierno ante las protestas. En una comparecencia en el Parlamento expresó la "inquietud" del Ejecutivo ante la posibilidad de que este movimiento pueda derivar en una "rebelión contra las instituciones italianas y europeas que puede estar apoyada por organizaciones subversivas".

Y es que grupos extremistas intentan aprovecharse de la situación y se empiezan a aproximar al movimiento. En las manifestaciones participan miembros de Forza Nuova, el partido de extrema derecha, y otros grupos cercanos a esta ideología.