NOTICIAS

La Eurocámara plantea paralizar transmisiones de datos a EEUU por el espionaje masivo

18/12/2013 13:58 CET | Actualizado 18/12/2013 14:07 CET
European Parliament / Flickr

Interrumpir el envío de datos entre 3.000 empresas comerciales y el programa sobre financiación del terrorismo vital para EEUU. Esas son las dos respuestas concretas que baraja el Parlamento Europeo como respuesta a las "pruebas substanciales" de que el espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA) "viola la legislación internacional y la europea".

Estas y otras medidas están recogidas en el informe redactado por el eurodiputado británico Claude Moraes, que será debatido y votado en las próximas semanas y a cuyas principales conclusiones ha accedido El Huffington Post.

El documento, producto de una comisión de investigación parlamentaria sobre las revelaciones del exanalista de la CIA Edward Snowden, pide "una revisión de los sistemas de supervisión actuales a nivel nacional" en la Unión Europea y que el Congreso de EEUU "adopte cambios legislativos y garantías efectivas" respecto a los datos de los ciudadanos europeos.

Millones de datos relativos a llamadas de teléfono y actividad en internet han sido analizados por la NSA y el espionaje alcanza incluso a la canciller Angela Merkel. En España, según la información publicada por los periodistas Glenn Greenwald y Germán Aranda en El Mundo, 60 millones de datos de llamadas (como números de teléfonos o duración) fueron analizados por la inteligencia norteamericana en menos de un mes.

El informe redactado por el socialdemócrata Moraes tras negociar con el resto de grupos de la Eurocámara recomienda la "suspensión" del acuerdo conocido como safe harbour, o puerto seguro, por el que hasta 3.000 empresas pueden manipular datos de ciudadanos europeos como los suministrados en redes sociales e internet. Los documentos filtrados por Snowden revelan que grandes empresas de internet, en su mayoría estadounidenses, colaboraron con la NSA en sus actividades de espionaje, algo para lo que no estarían autorizadas en cumplimiento de este acuerdo.

El otro tratado que la Eurocámara baraja congelar es el conocido como Swift, que regula el intercambio de información financiera a través de la empresa de ese nombre, y que EEUU considera vital para luchar contra la financiación del terrorismo. La Eurocámara ya pidió en octubre su suspensión ya que todo lo que ha recibido sobre su uso adecuado por parte de EEUU son sólo buenas palabras.

La Eurocámara tiene la potestad para vetar nuevos acuerdos internacionales antes de su entrada en vigor, pero la paralización una vez en marcha tendría que contar con los países miembros de la UE. A ellos también les reprocha no estar investigando suficientemente, algo "inconcebible" dada "la magnitud de las acusaciones" y los indicios de que los espías actúan "en un vacío legal".

Sí hay nuevos acuerdos que la Eurocámara podría vetar o modificar sustancialmente, como la reforma de la legislación de privacidad en Europa, en fase de debate, y los prometidos acuerdos con EEUU en materia de libre comercio y protección de datos.

En una visita a la Eurocámara, cinco congresistas norteamericanos advirtieron del peligro que supondría cualquier reacción desde Europa a lo que consideran actividades de inteligencia legales. Las medidas que barajan los eurodiputados serían “contraproductivas” y consideradas como una toma de “rehenes”, en palabras de Mike Rogers, miembro de la Cámara de Representantes y presidente del Comité de Inteligencia.

Durante la sesión de la comisión de investigación en Bruselas, este miércoles en Bruselas, el periodista Glenn Greenwald pidió a los europeos medidas para evitar lo que él considera "el mayor y más perverso sistema de vigilancia" de la Historia, que atenta no sólo contra los derechos de líderes políticos o los intereses económicos de grandes empresas sino "contra millones de ciudadanos inocentes". Greenwald, que desde junio publica las revelaciones de Snowden en medios de todo el mundo, como El Huffington Post, cree que el objetivo último es "la eliminación de la privacidad individual en todo el mundo" usando como pretexto la seguridad nacional.