Huffpost Spain

Cifuentes emplaza a Gallardón a explicar por qué repartió píldoras del día después en Madrid

Publicado: Actualizado:
Print Article

Termina el año y toca hacer balance. Mariano Rajoy lo hizo este viernes en la rueda de prensa celebrada en el Palacio de la Moncloa y también lo hicieron los tertulianos de ‘La Sexta Noche’. En el último programa de 2013 se analizaron los mensajes de esperanza lanzados por el presidente del Gobierno y también se volvió a diseccionar la polémica reforma de la ley del aborto. Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno de la Comunidad de Madrid, fue la estrella invitada de una noche en la que también se contó con la presencia de la actriz Belén Rueda y el economista José Carlos Diez.

Cristina Cifuentes se sentó frente a Iñaki López justo cuando se cumplen cuatro meses del grave accidente de moto que estuvo a punto de costarle la vida: "Cuando estaba en el hospital le prometí a mis hijos que no iba a volver a coger la moto y tengo el firme propósito de cumplirlo, aunque me da pena porque me gusta muchísimo". Un arranque light para una entrevista en la que tuvo que lidiar con temas más controvertidos: desde la ley de seguridad ciudadana, de la que se declara partidaria, hasta la reforma de la del aborto. Cristina Cifuentes, que reconocía esta semana ser partidaria de una ley de plazos, no quiso criticar abiertamente el proyecto de Gallardón pero sí reconoció que “si fuese diputada, tendría un dilema con la ley del aborto".

Además, emplazó a Gallardón a que explique por qué autorizó que el Ayuntamiento de Madrid, con él de alcalde, dispensara gratuitamente la píldora del día después a todas las adolescentes, incluidas las menores sin requerir para ello conocimiento de sus padres. "Eso es algo que tendrá que explicar el señor Gallardón porque fue él el que aplicó la medida", respondió antes de insistir en que no se trata de un medicamento "inocuo".

Fue su máximo que dijo al respecto, los ataques los dejó para la reforma llevada a cabo por el Gobierno de Zapatero en 2010: "No estoy de acuerdo con que una niña de 16 años pueda abortar sin consentimiento paterno y tampoco estoy de acuerdo con que se dispense la píldora del día después sin prescripción médica”. Para la ‘popular’ era necesario un cambio legislativo porque “una parte de nuestro electorado estaba demandándolo “ y por ser una promesa electoral. Y para los que aseguran que ha sido la única que ha llevado a cabo el ejecutivo, tenía una respuesta preparada: “De las más 400 medidas del programa electoral del PP más de la mitad se han cumplido".

Si la ley del aborto le puede generar algún conflicto interno no tiene dudas con la reforma de la ley de seguridad ciudadana: “La ley pretende seguir protegiendo el derecho de manifestación de los ciudadanos y tener elementos para actuar contra las personas violentas". Para Cifuentes la nueva norma recoge “las multas y sanciones de la ley socialista del 92" por lo que no se le puede acusar de coartar las libertades: ”No creo que sea restrictiva".

En su análisis de los asuntos de actualidad abordó también el tema de la crisis, aunque con cierta cautela: "Creo que lo peor ha pasado pero vamos a tener que seguir haciendo esfuerzos importantes. Esto no se soluciona de un día para otro". Y no pierde el optimismo porque “gracias a las políticas del gobierno de Mariano Rajoy ahora mismo ya no se habla de intervención, ni de rescate”, además asegura que "a finales de 2014 habrá bajadas de impuestos".

Cifuentes reconoció que no tiene intención de presentarse a la alcaldía de Madrid pero no quiso opinar sobre Ana Botella (“es un momento muy complicado y difícil en el Ayuntamiento de Madrid y eso tiene mucho mérito”). Tampoco se mojó al hablar de las propiedades de Ignacio González (“creo que no hay que criminalizar que haya políticos con propiedades, cada uno tiene derecho a administrar su patrimonio como crea") y sí se mostró más crítico con el tema Bárcenas: “Me gustaría que alguien me explicara algún día cómo ha podido atesorar tanto dinero”.

A VUELTAS CON LA LEY DEL ABORTO

Cristina Cifuentes no fue la única que habló de la nueva ley del aborto. Porque más de una semana de su aprobación sigue dando pie a encendidos debates, tanto en el seno del Partido Popular como el plató de ‘La Sexta Noche’. Aquí hubo opiniones claramente encontradas. Gádor Joya, pediatra y portavoz de Derecho a Vivir, celebró la reforma que “acaba con la discriminación prenatal del enfermo y del no nacido”: “En España había una ley nefasta que contemplaba el aborto sin motivos”.

En el bando contrario se situó Santiago Barambio, presidente de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la interrupción voluntaria del embarazo (ACAI), a quien le preocupa que “la ley le quita un derecho a la mujer” y los profesionales vuelva a estar en peligro: “La nueva ley nos sitúa en una situación de vulnerabilidad judicial”.

Francisco Marhuenda, director de La Razón, respondió a Barambio duramente: "Me sorprende que a un médico le parezca normal un aborto" e hizo hincapié en la necesidad de pensar en los derechos del concebido: "¿Qué pasa que el no nacido? ¿No tiene derecho?". Mientras los contrarios a la reforma, como el socialista Antonio Miguel Carmona, volvieron a incidir en los peligros que esto supone para la mujer: "El problema principal aparte de la falta de respeto a la mujer es la falta de inteligencia porque hacerlo de forma clandestina es arriesgado" .
“Cuatro de cada cinco datos, incorrectos”

En el último programa del año, ‘La Sexta Noche’ quiso hacer un balance económico y contó con la opinión del economista José Carlos Diez, quien analizó el mensaje optimista pronunciado este viernes por Rajoy: "Yo creo que cuatro de cada cinco datos los usó incorrectamente y no es casual que se equivocase”. Lo hizo pensando en Europa. “Es verdad que en el último trimestre se ha estabilizado la caída y podemos ver una ligera creación de empleo” pero es pronto para hablar. Por ahora, lo único cierto es que si hacemos caso a las encuestas “Rajoy sería el primer presidente de la democracia que se va de la Moncloa con menos empleo del que había cuando llegó".

Si debemos o no ser positivos respecto a 2014 fue otra de las cuestiones que se debatieron en plató. El periodista Fernando Garea se posicionó en el no: "Cada vez la gente vive peor. Es evidente que todos los ciudadanos han sufrido un empobrecimiento, lo han sufrido directamente en los salarios y han visto como ahora tienen que pagar por servicios que antes no pagábamos”. En esa línea se manifestó el también periodista Carmelo Encinas (“no hay ningún indicado económico que señale que la situación se va a levantar”), mientras que Alfonso Rojo fue menos catastrofista: "Es cierto que mucha la gente lo pasa fatal, pero mi sensación es que el país como tal no está al borde del colapso".

LAS PALABRAS DE MONTORO, "INDIGNANTES"

Belén Rueda fue la última invitada que recibió Iñaki López en 2013. La actriz acudió para de su nueva película, ‘Ismael’, pero tuvo que lidiar con los asuntos de actualidad. Madre de dos hijas, una de 15 años y otra de 19, se mostró contraria a la reforma de Gallardón: "La ley del aborto me parece un retroceso, porque no afronta el problema de raíz".
La actriz también quiso hablar sobre la situación del cine español y se refirió a las críticas que el ministro de Hacienda vertió recientemente sobre su calidad: “Las palabras del ministro Montoro sobre el cine español son indignantes”. Para Belén Rueda, solo podrían entenderse desde una óptica: “Eso significa que no ve mucho cine español y es una pena”.

Más allá de esta polémica, reconoce que le preocupa la situación de la industria. “El entretenimiento no solo supone diversión sino también da puestos de trabajo a muchas empresas satélites. Estamos hablando de dejar gente en la calle o de hacer que mucha gente pueda vivir de esto”, aseguró. ¿La solución a este problema? No se trata de dar ayudas, pero sí de quitar “esos impuestos desorbitados que impiden salir adelante”.