ECONOMÍA

España se consolida como país receptor de remesesas del extranjero

31/12/2013 10:44 CET | Actualizado 31/12/2013 10:51 CET
Gtresonline

El dinero que envían los emigrantes españoles a sus familias, conocido como remesas, sigue creciendo en España, aunque el incremento que empezó a experimentar en 2010 se ha ido moderando. Entre enero y septiembre de este año, han entrado en España por esta vía 4.661 millones de euros, un 2,9% más que en el mismo periodo de 2012, según datos del Banco de España.

Este incremento es inferior a los registrados en 2012 y 2011, cuando esta partida creció un 3,6% y un 6,2%, respectivamente. Además, si se compara con el año 2010, en el que se invirtió el signo negativo y volvieron a crecer las remesas entrantes, la diferencia es aún mayor, puesto que en aquel año se enviaron a España 5.376 millones de euros, un 13,3% más que un año antes.

Con todo, de mantenerse el actual ritmo de envíos de dinero a España por parte de emigrantes, la partida cerraría el año en unos 6.200 millones de euros, un 16% más que en 2008.

Además, aunque en el tercer trimestre de 2013 el dinero que ha entrado en España procedente de las remesas ha sido inferior al que ha salido desde el bolsillo de los extranjeros a sus países de origen, en el segundo trimestre se invirtió esta balanza y España fue país receptor por primera vez en la crisis.

LAS REMESAS DE EXTRANJEROS CAEN

Y es que, en paralelo, las remesas de extranjeros afincados en España se están reduciendo, con una caída del 1,4% hasta septiembre respecto al mismo periodo de 2012, hasta los 4.762 millones de euros.

Tomando como referencia el inicio de la crisis, la llegada creciente de inmigrantes al país hasta 2007 había permitido una evolución positiva de las remesas. Así, desde el año 2002 las estadísticas del Banco de España reflejaban que las remesas de inmigrantes habían ido creciendo de forma paulatina desde entonces.

Según las cifras de la institución, en 2002 las remesas representaron 2.844 millones de euros, cifra que ascendió en 2003 a 3.475 millones, en 2004 a 4.189 millones, en 2005 a 4.936 millones, hasta los 7.059 millones en 2006 y hasta los 8.445 millones en 2007.

Sin embargo, la tendencia cambió en el segundo trimestre del año 2008 por la crisis económica y el incremento del desempleo entre la población extranjera, que hizo que las remesas cayeran un 7,1% ese mismo año y un 9,7% en 2009.

En 2010, las remesas moderaron su caída y se contrajeron un 0,4% y en 2011 rompieron la tendencia bajista y crecieron un 1,1%, aunque el año pasado volvieron a caer a un ritmo del 9%.

ELECTRIFY THE WORLD