POLÍTICA

Albert Gimeno, jefe de prensa de Interior, dimite por la filtración sobre ETA

10/01/2014 08:46 CET | Actualizado 10/01/2014 10:05 CET
AP

Primero fue un error técnico, después uno humano y finalmente uno con nombres y apellidos. El director de Comunicación del Ministerio del Interior, Albert Gimeno, puso este jueves su cargo a disposición de los responsables del departamento después de que ayer se informara de la detención de los interlocutores de los presos de ETA antes de que se produjera el arresto.

En la mañana de este viernes, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz la ha aceptado.

El departamento de prensa de Interior comunicó el miércoles a las 15:06 horas que la Guardia Civil había practicado varias detenciones en el País Vasco y Navarra relacionadas con el entorno de abogados y del colectivo de presos de la banda terrorista, aunque no facilitó ni número ni nombres.

UNA NOTA Y SU ANULACIÓN

Una vez constatado que los agentes ni siquiera habían iniciado la operación, prevista para más tarde, Interior remitió veinticinco minutos después una nota anulando a todos los efectos la anterior.

Esa anticipación provocó el malestar de los agentes que formaban el operativo que incluso pudo afectar al resultado de la misma porque los detenidos tuvieron tiempo de ocultar pruebas.

Por todo ello, la Fiscalía ha pedido a Interior esta mañana explicaciones a Interior sobre lo ocurrido que el departamento que dirige Jorge Fernández Díaz ha atribuido a un error humano.