POLÍTICA

Quinta jornada de protestas en Burgos tras una noche de movilización masiva

14/01/2014 08:45 CET | Actualizado 14/01/2014 08:50 CET
EFE

Burgos ha amanecido por quinta vez con protestas por la construcción de un bulevar que los vecinos del barrio burgalés de Gamonal, con cerca de 30.000 viviendas, rechazan y se han propuesto parar.

Unas 200 personas se han concentrado esta mañana bajo la llvia para evitar que se reanuden las obras que pretenden convertir la calle Vitoria, una arteria de tráfico de la ciudad, en un bulevar y construir un parking subterráneo.

Las maquinas no han llegado "por motivos de seguridad". Los concentrados pretenden montar guardia todo el día por turnos, aguantando las bajas temperaturas y el mal tiempo, para evitar cualquier avance en el proyecto.

Los participantes en esta concentración han celebrado una asamblea para organizar piquetes informativos que recorrerán los centros educativos del barrio para apoyar la convocatoria de huelga acordada por una asamblea de estudiantes.

Desde primera hora de la mañana han estado vigilados por varios agentes, que ya chocaron la pasada noche con 5.000 manifestantes. Anoche fue la concentración más numerosa de los cinco días de protestas.

La manifestación marchó por la calle Vitoria en dirección a la comisaría para pedir la liberación de los 40 detenidos de los disturbios de los días anteriores. El grueso de los manifestantes volvieron después al lugar de las obras y se disolvieron, pero a las 22.00 se registraron incidentes: un grupo de protesta lanzó iedras a los policías y quemó contenedores y una caseta de obra, situada en la esquina de la calle Santiago.

A partir de ese momento, la Policía realizó cargas y carreras por la zona, y los vecinos se han quejado de agresiones policiales, incluso dentro de portales.

La presencia policial es más discreta esta mañana que ayer, con seis furgonetas alejadas y repartidas en los dos extremos del tramo donde están previstas las obras. El Ayuntamiento ha asegurado que continuará con las obras.