POLÍTICA

Floriano insiste en la "fortaleza" del partido y en que el PP no negocia con ETA

31/01/2014 14:00 CET | Actualizado 31/01/2014 23:54 CET
PP

VALLADOLID- La dirección del PP no quiere escuchar ni una palabra sobre las convulsiones que vive el partido potenciadas por la derecha más dura. Y espera que la Convención Nacional del PP, que arranca este viernes en Valladolid, no se vea empañada por las críticas en aspectos tan sensibles como la política antiterrorista por los que buscan "un puñado de votos".

El vicesecretario de Organización, Carlos Floriano, ha sido el encargado de lanzar el recado en las horas previas a la inauguración del gran cónclave popular: el partido tiene una "gran fortaleza", no va a hablar de cuestiones internas en la cita y no ha modificado su estrategia respecto al terrorismo.

Floriano ha hecho unas breves declaraciones después de visitar las instalaciones donde se celebrará la Convención junto a los otros dos vicesecretarios, Esteban González Pons y Javier Arenas.

El dirigente popular ha presumido de que España va "en la buena dirección" -el lema de la cita- gracias a las reformas del Partido Popular y que durante estos dos años "hemos sido capaces de recuperar nuestra economía". Este es el mantra que ha repetido ante los periodistas, como viene haciendo la dirección del PP durante esta semana en la que quiere vender el mensaje de la recuperación y de una posible bajada de impuestos en la futura reforma fiscal.

"A diferencia de lo que ha pasado en las convenciones de otros partidos, que se han preocupado por sus problemas y cómo organizarse, nosotros nos preocupamos por los problemas de los españoles", ha sentenciado.

"POR UN PUÑADO DE VOTOS"

Floriano no ha podido evitar pronunciarse sobre la situación de marejada que vive el partido cuando le han preguntado por las críticas del ala más dura de la derecha a la actuación del Gobierno. En este punto, ha subrayado la "fortaleza" de su partido, que hace que haya un Ejecutivo estable.

El vicesecretario ha hecho hincapié en que el Gobierno "no ha modificado su política antiterrorista ni ha cambiado", lo que se evidencia, a su juicio, en que el PNV no deja de pedir que haya una nueva legislación penitenciaria.

"Ni se ha negociado ni se negocia con ETA. Habrá quien pueda intentar decir que estamos haciendo lo que no estamos haciendo para arrancar un puñado de votos, pero a nosotros solo nos preocupan los problemas de los españoles", ha remachado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...