"Bebiendo sangre de tortuga y alimentándose de peces y pájaros que atrapó con sus propias manos". Así afirma que sobrevivió el pescador salvadoreño José Salvador Alvarenga, de 37 años, que ha sido rescatado en las costas de las Islas Marshall tras pasar 13 meses a la deriva en el Océano Pacífico.

Había partido en un viaje de pesca de tiburones desde México a finales de diciembre de 2012, pero su embarcación, en la que viajaba con un amigo, se desvió de su ruta por una tormenta y perdió el rumbo, siendo arrastrado mar adentro.

Fue encontrado en un estado de desorientación en un atolón donde varó su bote de 7,3 metros de longitud. Una nave de la patrulla policial lo llevó a Majuro, la capital de las islas Marshall.

Según las autoridades locales, Alvarenga, quien se ha dedicado a la pesca durante 15 años, ha explicado que zarpó con otro pescador, de 15 a 18 años, pero que el adolescente murió un mes después de haber iniciado el viaje.

El náufrago "habló con sus padres esta mañana y ya ha sido dado de alta del hospital", ha declarado a Efe Ron Mendoza, uno de los médicos del Hospital de Majuro, al explicar que el paciente sólo tiene las enzimas del hígado elevadas, un problema que vinculó a la inanición.

Alvarenga ya ha recibido el alta médica y ha sido trasladado a un alojamiento temporal a la espera de su repatriación.

DUDAS SOBRE SU HISTORIA

Expertos consultados por la BBC han tratado de arrojar luz sobre la veracidad de la historia de Alvarenga dado su aparente buen estado de salud tras ser encontrado.

"Si fue capaz de cubrirse de la exposición solar y mantenerse mojado para evitar perder agua por la exudación de la piel, entonces pudo pasar todo ese tiempo a la deriva"
asegura Giuseppe Russolillo, director de la Conferencia Mundial de Dietistas, en declaraciones a la cadena.

naufrago

TE PUEDE INTERESAR...