NOTICIAS

Mi cuerpo es mío... literalmente: mujeres registran sus cuerpos en el Registro Mercantil en una acción artística

06/02/2014 16:36 CET | Actualizado 07/02/2014 10:16 CET

Durante la mañana del miércoles, decenas de mujeres hicieron cola en los registros mercantiles de Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Pamplona y Pontevedra con la intención de "certificar de manera oficial que su cuerpo les pertenece". Se trata de una acción de la artista Yolanda Domínguez en protesta de la nueva ley Gallardón sobre el aborto.

ACTUALIZACIÓN: Esto es lo que pasó dentro del registro civil cuando las participantes en la acción se plantaron ante los funcionarios con la propuesta (vídeo aquí arriba).

Explica la autora en un correo electrónico:

El cuerpo es un territorio de necesaria reconquista por parte de las mujeres. Un cuerpo moldeado por otros y para otros, convertido en objeto, usado como mercancía, agredido, manipulado y sometido a estereotipos imposibles. A estas dificultades se suma un Anteproyecto de Ley del Aborto presentado por el ministro de justicia Alberto Ruiz-Gallardón que pretende limitar la capacidad para tomar decisiones con respecto a la maternidad y la propia moral.

"Es grande y maravilloso. Funciona a la perfección. Huele de maravilla. Me encanta como resuena mi voz. Dos piernas. Dos brazos. Cabeza. Dos tetas grandes. Un útero. Dos ovarios. Dos cicatrices en las rodillas", escribe en el apartado "descripción del bien" del impreso del registro una de las mujeres participantes en la protesta de Bilbao.

Domínguez (Madrid, 1977) es una artista conocida por sus acciones de contenido social en lugares públicos. Hace meses, sepultó bajo escombros a blogueras de moda en plena Gran Vía de Madrid, ante establecimientos de las cadenas que fabricaban ropa en el edificio de Bangladesh que se derrumbó en mayo y acabó con la vida de más de 1.100 personas. En noviembre, su performance "Así nos deja la Sanidad, con el culo al aire" llevó a personas vestidas de enfermos a pedir al metro de Madrid como parte de una campaña de Médicos del Mundo.

Mujeres registrando su cuerpo