POLÍTICA

Rota, lista para recibir al primer destructor del escudo antimisiles de la OTAN

09/02/2014 12:39 CET | Actualizado 09/02/2014 12:39 CET
EFE

La Base Naval de Rota está lista para recibir el próximo martes al primero de los cuatro destructores del escudo antimisiles de la OTAN, un acontecimiento que duplicará la población estadounidense en este estratégico enclave, uno de los destinos favoritos de los militares norteamericanos.

"Es un momento histórico y emocionante para la base naval, para Estados Unidos, para España y para la OTAN también", ha asegurado, en una entrevista con Efe el capitán de navío Greg Pekari, máxima autoridad estadounidense en este enclave.

Todo está ya preparado para recibir al Donald Cook, el primero de los cuatro destructores que se instalarán en la Base. En junio llegará el segundo, el Ross, y en el 2015 los otros dos, el Porter y el Carney.

Con ellos llegarán a la base en total unos 1.200 marinos, acompañados de 1.500 familiares, lo que hará que se duplique la población de estadounidenses de la base naval de Rota y se sitúe en unas 6.000 personas.

Será la base naval europea en la que EEUU tenga desplegados más efectivos, algo en lo que mucho tiene que ver la estratégica posición de este enclave para operaciones en el Mediterráneo y el Norte de África y las posibilidades que ofrece, tanto a nivel naval como aéreo y de apoyo logístico a unidades en tránsito.

"TODO EL MUNDO QUIERE VENIR"

"Rota se ha convertido en una de las pocas bases a las que todo el mundo quiere venir", explica Greg Pekari.

El clima, los paisajes y la cultura andaluza son algunos de los muchos alicientes que atraen a los militares estadounidenses hacia esta base, en la que, además, pueden encontrar una "pequeña América" para sentirse como en casa, con sus propios colegios, hospitales, centros de ocio y deporte, cines, pizzería, heladería, gimnasios, supermercados y hasta su propia y ya casi legendaria en la zona emisora de radio.

La presencia de los cuatro destructores en esta base naval "sólo va a potenciar la seguridad de la región", asegura el capitán de navío Pekari, que explica que el dispositivo es una muestra de la "dedicación" de EEUU a sus aliados europeos.

Los barcos, dotados del sistema de radares Aegis y diseñados para una variedad de objetivos, entre otras con capacidad para destruir aviones enemigos, misiles, submarinos u otros barcos, se desplazarán y regresarán a su base, Rota, para permanecer en ella "tres o cuatro meses", periodos que servirán de entrenamiento y mantenimiento y permitirán "trabajar juntos" a los militares españoles y estadounidenses.