NOTICIAS

Un bote de gas lacrimógeno obliga a desalojar el estadio del Villarreal (FOTOS, VÍDEO)

16/02/2014 10:49 CET | Actualizado 16/02/2014 10:49 CET

Un bote de gas lacrimógeno lanzado al césped del estadio El Madrigal durante la disputa del Villarreal-Celta, perteneciente a la vigésimo cuarta jornada de la Liga BBVA, obligó a desalojar el estadio debido a que muchos de los seguidores comenzaron a sufrir problemas de visión y respiración.

Los aficionados del Villarreal se taparon la boca con la ropa y abandonaron la instalación de manera apresurada. El artefacto, que en un primer momento parecía una bengala, resultó un bote de humo con gas tóxico que impidió que el encuentro finalizase en el tiempo previsto.

Así lo resumió Fernández Borbalán, el árbitro, en su acta: “Comenzamos a sentir un fuerte picor en los ojos a la vez que teníamos problemas respiratorios, creciendo de manera significativa estas sensaciones a medida que transcurrían los segundos. Considerando que con esta situación era imposible la continuación del partido, decidí dar orden a ambos equipos de ir a vestuarios e interrumpir por el momento el encuentro”.

El partido se suspendió a falta de tres minutos para el final con el 0-1 a favor del Celta de Vigo y se reanudó 30 minutos después.

"EL VILLARREAL LO CONDENA"

El presidente del Villarreal, Fernando Roig, lamentó y condenó el lanzamiento del bote. "El Villarreal lamenta y condena lo que ha ocurrido. Este acto no representa a la afición del Villarreal, que es una afición tranquila. Ha sido alguien que ha venido a hacer mal al club y a hacernos daño", dijo el máximo mandatario del 'Submarino amarillo' en rueda de prensa.

"Ha sido un bote de humo parecido al que utilizan los antidisturbios, aunque no es de ellos, pero se trata de algo similar. Soltar la anilla y lanzarrlo. Ha sido muy molesto porque todos hemos sufrido las consecuencias de ello. Alguien ha querido hacer mal por hacer mal", reiteró.

NOTICIA PATROCINADA