INTERNACIONAL

La UE prepara sanciones a altos cargos de Ucrania tras una cascada de comunicados

19/02/2014 17:56 CET | Actualizado 05/03/2015 14:06 CET
REUTERS

Según Alexander Kwasniewski, expresidente polaco y enviado a Ucrania de la Eurocámara, lo ocurrido en Kiev en los últimos meses es un "Tiananmen ucraniano", en referencia a la matanza de 1989 en China.

Pero la situación en Kiev no ha provocado una acción concreta y decisiva de la comunidad internacional. En la mañana de este miércoles, altos diplomáticos de la Unión Europea se reunieron para preparar una respuesta a la muerte de 26 personas en el último asalto a la plaza de la Independencia de Kiev.

Tanto la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, como los presidentes de la Comisión y el Consejo Europeo, José Manuel Barroso y Herman van Rompuy, han expresado su indignación en los términos más claros y crudos posibles. He aquí unos ejemplos:

"Con una conmoción y gran consternación hemos visto los acontecimientos de las últimas 24 horas en Ucrania. No hay ninguna circunstancia que legitime o justifique tales escenas", ha dicho Barroso en un comunicado.

"La UE condena firmemente la situación de los derechos humanos, incluyendo la violencia, los casos de personas desaparecidas, la tortura y la intimidación y las muertes y heridos de todos las partes" ha dicho en otro comunicado Herman Van Rompuy, responsable de las cumbres de jefes de Gobierno europeas, en otro comunicado.

"En Ucrania se están llevando a cabo actos horribles, inacceptables, intolerables", en palabras de la canciller alemana, Angela Merkel, tras una reunión con el presidente francés, François Hollande.

En otras palabras: los líderes europeos están escandalizados por la violencia y las muertes que ocurren en su vecindario (Ucrania tiene frontera con Polonia, Rumanía, Hungría y Eslovaquia) y en un país que hasta hace unos meses apostaba por acercarse a Bruselas en vez de a Moscú. Es precisamente ese aspecto y la ruptura de las negociaciones para un acuerdo de asociación con Bruselas, las que hicieron detonar una crisis que incluye también el gran descontento de la oposición ante un Gobierno que recurre a menudo a la represión.

¿QUÉ HARÁ LA UE?

Hasta ahora, los 28 han presionado a Ucrania de manera fundamentalmente retórica, pero están a punto de cambiar para imponer sanciones. Este jueves, los ministros de Exteriores de Francia, Alemania y Polonia viajarán a Kiev para recabar información. A las 14:00 horas, en Bruselas, comenzará la reunión extraordinaria de ministros de Exteriores de todos los países de la UE para aprobar la concreción de las medidas.

Sin embargo, se trata de una respuesta diplomática de manual cuya intensidad puede quedarse muy corta de cara a cambiar la dinámica que se ha cobrado la vida de 26 personas en tan solo una noche.

"La UE responderá al deterioro de la situación en Ucrania con medidas concretas", avanzó Van Rompuy este miércoles. ¿Qué sanciones baraja la UE?

  • Restricción de visados a personas relacionadas con la represión para que no puedan viajar a Europa.
  • Sanciones financieras a los responsables, como congelación de sus cuentas en Europa.
  • Sanciones financieras a Ucrania en programas de cooperación.
  • Embargo de armas a Ucrania.
  • Embargo de material que se pueda usar para la represión.

Si se deciden este jueves, las sanciones podrían entrar en vigor el viernes. Aún está por ver si entre los sancionados estarán el propio presidente de Ucrania y otros altos responsables del país. EEUU también baraja sanciones similares, aunque por el momento no ha perfilado las medidas concretas.

Otras sanciones europeas, como la ruptura de relaciones diplomáticas o embargos comerciales más amplios, están por el momento fuera de la mesa, ya que la UE no quiere interrumpir el diálogo con el Gobierno de Viktor Yanukovich. El propio Barroso ha hablado esta mañana con el jefe de Gobierno ucraniano, amén de la visita de los ministros de Polonia, Alemania y Francia prevista para este jueves.

Es más, en palabras de la canciller alemana, el objetivo una vez paralizada la violencia es crear el clima para una colaboración a medio o largo plazo que posibilite el acercamiento de Kiev a Bruselas.

Una de las expresiones más claras de la entidad de los acontecimientos en Ucrania la ha hecho el primer ministro de Polonia, Donald Tusk. "Sabemos que los acontecimientos en Ucrania decidirán la historia y el futuro de toda la región, y por eso tienen influencia en el futuro y la seguridad de Polonia", según recoge The New York Times.