POLÍTICA

PACMA denuncia a un policía local de Mallorca por rociar con spray a unos cerdos

19/02/2014 17:06 CET | Actualizado 19/02/2014 17:13 CET

Dos policías locales de Mallorca aparcan su vehículo junto a un recinto vallado en el que hay una piara de cerdos. Uno de ellos se baja y comienza a rociar con su spray policial a los animales, burlándose de la reacción que genera en los cerdos.

Según el diario Última Hora Ibiza y Formentera, estos hechos, grabados por los agentes y colgados en el portal de vídeos Wouzee, se produjeron hace unos años en Sencelles. Pero, según este diario, los agentes ya no trabajan en ese municipio, sino que lograron plaza fija en otros destinos.

En el vídeo se observa cómo uno de los agentes, entre risas, sacude su spray y lo rocía sobre los cerdos hasta lograr que su efecto provoque reacción en los animales. Algunos cerdos se alejan de la valla, mientras que otros se tambalean.

Esto provoca las risas tanto del agente que ha rociado el spray como del que ha grabado la escena, que se queja porque el olor le ha alcanzado: "Subnormal, creo que ha entrado hasta aquí".

DENUNCIA DE PACMA

El Partido Animalista PACMA ha presentado ante la Fiscalía una denuncia contra este agente por considerar los hechos "constitutivos de un posible delito de maltrato animal". "Una vez confirmado que los agentes no habían sido denunciados por maltrato animal, PACMA ha procedido a presentar un escrito de denuncia", afirma el partido en un comunicado.

"Esperamos que se aplique la pena máxima para los dos agentes, quienes deberían ser garantes y defensores de las leyes que defienden a los animales actualmente en España", añade PACMA, que se pregunta "en qué situación quedan los animales cuando los encargados de vigilar a los maltratadores, son los que precisamente cometen este delito".

Según el artículo 337 del Código Penal, las penas por maltrato animal van desde los seis meses a los dos años de prisión. Pero, como recuerdan desde PACMA, nadie ha entrado en prisión en España por este tipo de delitos, ya que se requiere de antecedentes penales para ello.

Tras la denuncia ante la Fiscalía, el proceso podría alargarse por lo menos dos años, siempre y cuando se encuentren indicios penales en contra de los agentes.

BURLA DE LOS VENDEDORES AMBULANTES

El pasado 26 de diciembre se conoció que un agente de la Policía Local de Santa Eulària, en Ibiza, había sido suspendido por burlarse de un vendedor ambulante al que destrozaba su mercancía.

El agente grabó la escena en la que simulaba hablar con el vendedor y, tras asegurarle que su mercancía estaba bien ("sí, sí, no se preocupe que sus gafas están bien, mañana se las entregamos, buenos días señor negrito"), propinaba una patada al género hasta estamparlo contra una pared.

El Ayuntamiento consideró esta actitud una "inadmisible falta de respeto al uniforme y a las instalaciones públicas", ya que el vídeo fue grabado en el aparcamiento de una comisaría. El agente pidió disculpas, pero no le sirvió de mucho.

NOTICIA PATROCINADA