NOTICIAS

El Atleti vapulea al Milán (4-1)

11/03/2014 20:19 CET | Actualizado 11/03/2014 23:00 CET
AFP

Dos minutos duró la angustia del Atlético de Madrid contra el Milán. Dos minutos para saber que iba a ser una noche histórica en el Calderón. Hacía más de treinta años que no superaban una eliminatoria en Copa de Europa y los de Simeone lo lograron con holgura, goleando y convenciendo ante un Milán que más se parece a un cementerio de elefantes que a un gran equipo.

Dos minutos fue lo que tardó Diego Costa en lanzarse 'a lo Cruyff' para tocar con la punta de la bota izquierda un gran pase de Koke desde un costado y meter el primero en la portería italiana.

Apenas había despertado el encuentro y el Milán ya se encontraba con el partido cuesta arriba. El Atleti presionaba, robaba balones, dominaba el centro del campo y creaba peligro con Koke, Arda y, sobre todo, Diego Costa.

Sin embargo, los colchoneros no serían lo que son si no sufrieran, al menos, un poco. Kaká remató de cabeza un centro desde la derecha y puso la emoción al partido. Los italianos se encontraban a un solo gol de dejar fuera al Atlético y casi lo consiguen. Acto seguido, el propio Kaká estuvo cerca de volver a marcar de cabeza, pero su testarazo se marchó lejos de la red.

Entonces llegó Arda. Con suerte, logró marcar lo que en un principio parecía un golazo. Un balón largo lo bajó Diego Costa para que el turco, primero con el pecho y luego con el muslo, se acomodase el esférico para golpearlo con la derecha. El cuero golpeó en un defensor y trazó una parábola imparable que suponía el segundo tanto atlético.

Y la tranquilidad. Porque los rojiblancos se fueron al descanso sabiendo que el Milán necesitaba otros dos goles para echarles de Europa.

Seedorf trató de meter más dinamita en ataque introduciendo a Robinho. Pero el brasileño no causó más que incursiones infructuosas en el área, desbaratadas por la zaga rojiblanca.

El Atlético inyectó cloroformo a las esperanzas milanistas con el tercer tanto, obra de Raúl García. Gran cabezazo para firmar el pase a cuartos de final. Un pase al que le quedaba la segunda rúbrica de Diego Costa, que fusiló con la derecha a falta de cinco minutos para el final dejando en goleada la histórica clasificación colchonera.

Atlético de Madrid - Milán

OFRECIDO POR NISSAN