INTERNACIONAL

Obama plantea dejar de recopilar datos telefónicos

25/03/2014 09:07 CET | Actualizado 25/03/2014 09:07 CET
AFP

Barack Obama pretende abandonar su polémica recopilación de datos telefónicos. Así lo plantea una propuesta de reforma de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) que prepara el equipo de Gobierno del presidente, que sugiere que el Ejecutivo sólo pueda solicitar registros a las compañías de telecomunicaciones con una orden judicial cuando haya sospecha de vínculo terrorista, según ha informado The New York Times.

Fuentes oficiales han asegurado al diario que el Departamento de Justicia trabaja para sacar adelante esta medida, tras el escándalo que provocaron las revelaciones del exanalista de la NSA Edward Snowden en 2013 y a sólo unos días de que venza el plazo que concedió Obama a su gabinete para presentar los cambios.

En caso de que el Congreso, a quien Obama ha dado la última palabra, apruebe esa propuesta, Estados Unidos pondría fin a una práctica que comenzó bajo el mandato de George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y que reveló Snowden, refugiado en Rusia tras destapar el año pasado el escándalo del espionaje de la NSA.

Hace más de una década que esta agencia tiene permitido hacer acopio de los metadatos telefónicos (que no incluyen el contenido de las conversaciones pero sí las horas y números) para investigar a sospechosos de terrorismo con la condición de destruir los registros cuando pasan cinco años.

Las empresas de telecomunicaciones se han resistido desde el primer momento en el que se habló de reformar los programas de la NSA a aceptar conservar los datos telefónicos durante cinco años, por lo que la Administración ha cedido y no les exigirá que los guarden más allá del tiempo que se les requiere ahora, 18 meses, según las fuentes.

Si se aprueba la reforma, el Gobierno necesitará la orden de un tribunal especial de Inteligencia para solicitar a las compañías de telecomunicaciones los registros telefónicos de un sujeto, sobre el que debe pesar una sospecha razonable de tener vínculos con el terrorismo.

RENOVACIÓN POR OTROS 90 DÍAS

Dentro de la propuesta, la Administración Obama ha decidido pedir al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera que renueve el programa tal y como está configurado ahora por otros 90 días, tras los cuales, según las fuentes del diario, comenzarían a aplicarse los cambios, siempre y cuando fuesen aprobados por el Congreso.

Un comité independiente de expertos recomendó en diciembre del año pasado a la Casa Blanca dar la custodia de esos millones de registros telefónicos a las empresas de telecomunicaciones y que sólo sean provistos a la agencia con una orden judicial concreta.

A pesar de ello, Obama anunció tímidas reformas en la NSA el pasado 17 de enero, pero insistió el programa debe continuar porque es útil para la lucha antiterrorista.