POLÍTICA

El Congreso abre la puerta al reinado de Felipe VI

11/06/2014 14:52 CEST | Actualizado 11/06/2014 18:10 CEST

299 votos a favor, 19 en contra y 23 abstenciones. Con este resultado el Congreso de los Diputados ha abierto las puertas al futuro reinado de Felipe VI mediante la aprobación de la breve y ya histórica ley de abdicación.

El Palacio de la Carrera de San Jerónimo lleva sobre sus espaldas episodios legendarios de todo tipo, pero nunca había vivido un debate como el de este miércoles: la sucesión de un rey en el actual periodo democrático.

Cuando parecía que todo estaba ya inventado, los parlamentarios se han enfrentado durante esta jornada a la tramitación exprés de una norma mencionada en la Constitución a la que no se había puesto letra en cerca de 36 años.

Técnicamente, lo que ha hecho la Cámara Baja ha sido dar luz verde a la ley orgánica que aprobó en sesión extraordinaria el Consejo de Ministros la semana pasada y que recoge la decisión personal de don Juan Carlos de ceder la corona.

Artículo único. Abdicación de S. M. el Rey Don Juan Carlos I de Borbón.

1. S. M. el Rey Don Juan Carlos I de Borbón abdica la Corona de España.

2. La abdicación será efectiva en el momento de entrada en vigor de la presente ley orgánica.

Disposición final única. Entrada en vigor.

La presente ley entrará en vigor en el momento de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado»

De esta manera, ya solo queda para concluir el trámite parlamentario que el Senado apruebe esta ley orgánica el próximo miércoles. Al día siguiente, España vivirá la solemne proclamación del príncipe de Asturias como Felipe VI.

UN DEBATE DIRECTO AL CORAZÓN DEL ESTADO

Acostumbrados a farragosas leyes, a enmiendas técnicas que ocupan decenas de folios y mociones solo aptas para eruditos, sus señorías han vivido con motivo de un solo artículo un intenso debate sobre el ‘corazón’ del Estado, la forma en la que se gobierna un país. Las entrañas de la nación se han subido a la tribuna de los oradores.

PP, PSOE, UPyD, Foro y UPN (el 85% de la Cámara) han sido los encargados de sostener la columna del sistema, la monarquía parlamentaria que se plasmó en la Constitución de 1978.

A Mariano Rajoy le ha tocado gestionar este episodio histórico. La estrategia del Gobierno pasa por una sucesión rápida, sin estridencias, intentado acallar el peligroso ruido que se puede crear. El mismo jefe del Ejecutivo ha sido el encargado de defender el proyecto de la ley y ha querido dejar claro que se enmarca dentro de la “normalidad” el proceso en las Cortes.

"La forma política de Estado no está en el orden del día de esta sesión", ha recalcado desde la tribuna Rajoy, quien ha puesto en valor la fórmula de la monarquía parlamentaria y ha sentenciado que “España permanece tranquila porque se apoya en la estabilidad de sus sistema político y la solidez de sus instituciones constitucionales”.

Es el momento de abrir un nuevo tiempo tras el que ha encabezado el “hábil piloto” de don Juan Carlos, según el jefe del Ejecutivo. "La página de la Historia de España que hoy comienza a cerrarse registra una transformación formidable de nuestro país".

EL PSOE “REPUBLICANO” ES COMPATIBLE CON LA MONARQUÍA

En todo este proceso, Rajoy ha tenido como aliado al secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ha decidido esperar a cerrar este ciclo antes de dar paso a un líder del PSOE en el próximo congreso extraordinario de julio.

Muchos socialistas han votado sí a la abdicación, pero sienten contradicciones por su vocación republicana. ¿Por qué han apoyado la reforma? Rubalcaba ha explicado en el Congreso que se trata de votar técnicamente la abdidación del rey, pero que además han querido decir “sí” al consenso de 1978 y al cumplimiento de la ley y la Constitución.

Rubalcaba no ha escondido frente a los parlamentarios que los socialistas tienen “preferencias republicanas”, pero se siguen “sintiendo compatibles con la monarquía parlamentaria”. La posición del grupo ha alterado los ya de por sí frenéticos días en el socialismo español, enfrascado en la guerra por la sucesión en Ferraz.

La inmensa mayoría de los socialistas han dado el visto bueno a la ley -en una votación en la que cada uno de los diputados se ha pronunciado individualmente en voz alta-, pero tres no han podido mantenerse atados. El exalcalde de San Sebastián Odón Elorza se ha abstenido, mientras que el balear Guillem García y la diputada del PSOE por La Coruña Paloma Rodríguez Vázquez se han ausentado durante la votación por no estar de acuerdo con la posición de la dirección de apoyar el texto.

Rubalcaba ha conseguido arrancar durante su turno aplausos hasta en la bancada popular. Odiado y criticado hasta la saciedad por los populares durante años, parece que algunos lo van a echar de menos a partir de este verano.

(Sigue leyendo después del vídeo)

EL PODER TRICOLOR

“Hoy hablamos aquí de monarquía o democracia, de derecho de sangre o de urnas”. Estas han sido unas de las frases que ha lanzado el coordinador federal de IU, Cayo Lara, que ha encabezado el bloque que ha solicitado un referéndum para que los españoles puedan decidir sobre su “destino”.

En el ‘no’ a la ley -que simplemente señala la abdicación pero que simbólicamente va mucho más allá- se han situado los diputados de la Izquierda Plural, ERC, BNG, Nueva Canaria, Compromís-Equo y Geroa Bai.

Si desde IU se ha criticado que no se puede “heredar un país como una propiedad”, Alfred Bosch (ERC) ha rechazado un “relevo entre aristócratas” y ha apostado por la creación de una república catalana.

“Algo huele a podrido”, ha señalado el diputado Joan Baldoví (Compromís), que ha mostrado durante su intervención la portada censurada de El Jueves y ha recordado el ‘habla, pueblo habla’ para pedir una consulta a todos los españoles que no pudieron votar la actual Carta Magna.

Y no solo en las palabras ha estado presente el sentimiento republicano, ya que los diputados la Izquierda Plural han mostrado escarapelas republicanas y han interrumpido unos segundos el debate con carteles de #Referéndumya.

(Sigue leyendo después del vídeo)

NI SÍ, NI NO, NI NADA

La abstención ha sido la opción elegida por los nacionalistas de CiU, PNV y Coalición Canaria. La postura de la federación catalana ha sentado muy mal en el Gobierno y en las calles Génova y Ferraz. ¿Por qué han votado de esta manera? El portavoz Josep Antoni Duran i Lleida ha justificado su posición en que, a su juicio, los grandes partidos están excluyendo a Cataluña en los grandes temas de Estado.

Duran ha pedido sensibilidad al futuro rey en temas territoriales al igual que el portavoz del PNV, Aitor Esteban. “El rey debe ganarse el trono”, ha señalado el nacionalista vasco, que ha apostado por abrir un nuevo proceso constituyente.

"¡Monarquía fuera, viva Euskal Herria libre y republicana!". Con este grito y mostrando la ikurriña ha expresado su sentimiento el diputado Sabino Cuadra (Amaiur), cuyo partido ha participado en el debate pero se ha ausentado de la votación. Desde el PP, Alfonso Alonso ha criticado su actitud “miserable” y su apoyo a quienes intentaron asesinar al rey.

El Congreso de los Diputados ya ha apuntado esta fecha en su historia. Felipe VI ya está de camino. Hoy se han abierto las puertas para su reinado y el próximo jueves se abrirán literalmente para recibirlo en la sesión conjunta de su proclamación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Debate abdicación

El debate sobre la abdicación en frases