INTERNACIONAL

300 prorrusos muertos en la última ofensiva de Kiev antes del alto el fuego unilateral

20/06/2014 11:44 CEST | Actualizado 20/06/2014 11:44 CEST
EFE

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, presenta este viernes su plan de paz para poner fin a la violencia en el este del país, ha informado la agencia de noticias Interfax Ucrania. El primer paso será decretar un alto el fuego unilateral para permitir que los milicianos depongan las armas e incluso abandonen el país para evitar ser perseguidos.

Pero este jueves, justo antes del alto el fuego, las tropas ucranianas han redoblado su ofensiva contra las milicias prorrusas, con empleo de aviación artillería y blindados. Cerca de 300 prorrusos han muerto en los combates, según ha informado el portavoz de la operación antiterrorista lanzada por el Gobierno de Kiev, Vladislav Selezniov.

"En los combates junto a las localidades de Yampol y Zakotnoye (región de Donetsk) han sido aniquilados cerca de 300 guerrilleros", ha escrito Selezniov en su página de Facebook. Las fuerzas gubernamentales han sufrido siete bajas y 30 heridos.

El portavoz ha añadido que los combates continúan. "Los guerrilleros se han negado a deponer las armas, por lo que las fuerzas que participan en la operación antiterrorista están reforzando sus posiciones a fin de cercar al enemigo", ha explicado Selezniov.

Un portavoz de los rebeldes ha denunciado que la población civil se ha refugiado en los sótanos de sus casas para huir de la ofensiva. De acuerdo a las fuentes de los prorrusos, en el ataque han participado unos 20 tanques y 50 vehículos blindados, además de dos batallones de infantería, aviones de asalto Su-25 y artillería de gran calibre.

"Ya no creemos a Poroshenko. Su oferta para que depongamos las armas es una triquiñuela táctica. Si la gente lo hace, empezará una nueva operación de limpieza", ha dicho a las agencias rusas uno de los dirigentes de la autoproclamada república popular de Donetsk, Miroslav Rudenko. Los separatistas se han retirado de las localidades de Yámpol y Séversk, al noreste y este de Slaviansk, el principal reducto de los prorrusos.

RUSIA MUEVE TROPAS EN LA FRONTERA

Por otra parte, la OTAN ha denunciado que varios miles de efectivos y unidades mecanizadas rusas han llevado a cabo nuevos movimientos cerca de la frontera con Ucrania. "No parecen dedicarse a patrullar, parecen estar concentrándose a la espera de órdenes", ha apuntado el secretario general de la organización, Anders Fogh Rasmussen.

"Parece que Rusia mantiene abierta la opción de una mayor intervención en Ucrania", ha lamentado. Rasmussen ha acusado también a Rusia de colaborar con grupos ecologistas en campañas contra el fracking, una técnica para extraer gas y petróleo del subsuelo, con el objetivo de mantener la dependencia europea del gas ruso que llega a través de Ucrania.

El secretario general de la OTAN ha afirmado que la situación de Ucrania es una "llamada de atención" a los miembros de la Alianza Atlántica para que "no den su seguridad por garantizada". "Las agresiones rusas son un intento de reescribir las normas internacionales", ha indicado.

Según Rasmussen, Moscú ha aumentado en un 50% su gasto militar desde 2008, un periodo en el que los países de la OTAN han disminuido en un 20% su inversión en defensa. "La seguridad tiene un precio. La libertad no se logra de manera gratuita", ha finalizado Rasmussen.

NUEVAS SANCIONES

Los países de la Unión Europea prohibirán la importación de productos procedentes de Crimea desde el próximo miércoles 25 de junio, en respuesta a la anexión del territorio ucraniano por parte de Rusia, según han avanzado fuentes europeas.

Los Veintiocho han dejado claro que la anexión de Crimea por parte de Rusia en marzo tras su intervención militar es "ilegal" y que no reconocerían dicha anexión. Los Estados miembros también estudian otras medidas de restricciones en materias como los servicios financieros y visados aplicables a Crimea por el mismo motivo.

Esta advertencia se suma a la del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, que ha alertado de que, si Rusia se niega a favorecer una solución en Ucrania, "la comunidad internacional está preparada para imponer un coste adicional" al país euroasiático.

ADEMÁS: