TENDENCIAS

Rebajas 2014: lo que seguimos haciendo mal (GIFS)

01/07/2014 14:18 CEST | Actualizado 01/07/2014 14:18 CEST

Como cada seis meses, ya están aquí las rebajas. Las de este verano de 2014 se prevén intensas, ya que desde su pistoletazo de salida las tiendas ofrecen descuentos muy altos, que pueden partir de entre un 30% y un 50% en algunos casos. Aunque algunos ya han empezado con los descuentos, algo posible con la liberalización de los tiempos de las rebajas, comercios como El Corte Inglés o los de Inditex siguen fieles y comienzan a bajar los precios el 1 de julio.

Las tiendas prevén facturar 2.700 millones de euros durante esta campaña de verano, el 3,5% más que hace un año. Pero, ¿cuáles son los problemas a los que se enfrentan, año tras año, los consumidores? Después de montones de campañas de rebajas, seguimos fallando en lo mismo. Aquí, los errores más comunes:

  • Pensar que nuestros derechos cambian
    Porque sea periodo de rebajas, no tienen que ser menos. Debemos hacerlos respetar y no olvidar esa mágica frase de: el cliente siempre tiene la razón.
  • Comprar más de lo necesario (aunque la tendencia va a la baja)
    Desde la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) creen que la bajada del gasto medio por persona "se está notando mucho". Ellos lo calculan este año, "dependiendo de las Comunidades Autónomas, en unos 100 euros por cabeza".
  • Ver las compras como ocio, como un impulso, una actividad grupal
    Sí, a muchos (y muchas) les encanta ir de compras. Pero desde la UCA nos piden que tengamos cuidado, que no hay que "dejarse llevar por impulsos". David Hurtado, de CECU, explica que las compras siguen considerándose, en muchas ocasiones, una actividad grupal. Y se nos va el dinero.
  • Olvidarnos de que el resto del año también hay rebajas o descuentos
    Los comercios adelantan los periodos de rebajas. Hay rebajas prácticamente todo el año, explican desde la CECU, algo nuevo, que sólo hemos visto en los tres o cuatro últimos años.
  • Confundir rebajas y saldos: NO es lo mismo
    "Los productos con taras se denominan saldos y tienen que estar marcados como tales", explican desde la CECU. Su precio será inferior, sea rebaja o no. "Deben estar señalizados. Si sólo dice 'Rebaja' tienen que ser de calidad óptima".

    Además, como explican desde la Unión de Consumidores de Aragón, "en caso de que el artículo adquirido sea defectuoso (y no se trate de un saldo), el consumidor puede exigir su devolución, aunque ese establecimiento no acepte devoluciones en su política general de ventas".
  • Mala época, buenas rebajas
    La crisis ha traído el mejor periodo de rebajas de la historia: "Difícilmente volveremos a disfrutar de unas rebajas así", nos cuentan desde la CECU. Las circunstancias económicas hacen que los descuentos sean muy altos y frecuentes.
  • Gastar sin pensar
    Para la Unión de Consumidores de Andalucía, la UCA, tenemos que tener cuidado en el gasto y "elegir los productos seleccionados antes del comienzo de periodo de rebajas".
  • Pensar sólo en bikinis y bañadores
    Aunque textil y calzado se lleven el premio gordo, "no olvidemos que hay grandes ofertas en otros sectores como electrodoméstico o a hogar", cuentan desde la CECU.
  • Liarnos con la fecha de devolución
    La fecha de devolución no tiene por qué ser la misma que en periodo normal. Es un de clásico de las tiendas, pero es absolutamente legal, cuentan desde la CECU. "En periodo de rebajas el tiempo de las devoluciones puede variar. Incluso puede que no se admitan devoluciones. Es una política propia de cada establecimiento". Y es correcto y legal, "siempre que lo deje claro en un letrero, en el ticket… Que se manifieste claramente". Que luego no haya líos ni broncas...
  • Pagar como queramos
    Que tampoco se nos olvide: si nos dejan pagar con tarjeta de forma habitual, así tiene que ser en rebajas también. Si es con tarjeta, "sin recargo alguno", explican desde la Unión de Consumidores de Aragón.
  • No quejarnos
    Nos quejamos poco, muy poco, dicen tanto la UCA como la CECU. Y sin las suficientes quejas por un mal servicio, no puede haber mejoras. "En sectores como la banca o la telefonía hay muchísimas más quejas. En textil, calzado… Es poco significativo".
  • No comprobar etiquetas
    No olvidemos que tienen que estar el precio rebajado y el original, recuerdan desde la Unión de Consumidores Andaluces. Desde la Unión aragonesa también nos recuerdan que las etiquetas "deben incluir el IVA y otros posibles impuestos".
  • Fijarnos sólo en el factor precio: la calidad importa
    Y aunque como saben desde estas uniones y asociaciones "el factor precio se impone a otros factores", siempre tratan de que el cliente "siga siendo exigente y exija calidad, atención, un sentido al establecimiento".
  • Lo que hay en rebajas tiene que haber estado en la tienda en periodo normal
    No puede haber productos específicos para las rebajas, cuentan los expertos.
  • Pasar de la hoja de reclamaciones
    Es fundamental, cuenta desde la CECU, por dos motivos. "Primero, porque solo con la amenaza o con la propia inscripción en el libro puede que consigamos un resultado positivo en nuestra queja. Viene el gerente, el jefe… Y nos da la razón. Eso lo dejamos también registrado, pero nos ha servido. Y el segundo lugar, sirve para que [las asociaciones y uniones de usuarios] tengamos un registro de lo que ocurre: si no se registra no hay nada fehaciente, no sabemos qué ocurre. Un libro o una queja son nuestra la forma de presión".
  • Y olvidarnos de lo más importante...


ADEMÁS:


NOTICIA PATROCINADA