NOTICIAS

Mundial 2014: Alemania vuelve a ser verdugo de Francia y se mete en semifinales (1-0)

04/07/2014 20:04 CEST | Actualizado 04/07/2014 20:21 CEST
EFE

Un solitario gol de Hummels de cabeza al poco de comenzar el partido ha dado el pase a Alemania para las semifinales del Mundial de Brasil 2014 ante Francia (1-0).

Antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora, Alemania consiguió el tanto que a la postre fue definitivo. Tony Kroos botó una falta lateral al corazón del área y ahí irrumpió Hummels, que le ganó la partida a Raphael Varane y batió de cabeza al guardameta galo Hugo Lloris. El defensa del Borussia Dortmund pudo jugar después de superar una gripe y se convirtió en el héroe de su equipo con el gol.

(Sigue leyendo después del vine)

El tanto alemán mandó a la lona a una Francia que hizo el peor partido del torneo en el día que más se la esperaba. Su buen Mundial estaba bajo sospecha debido a que no se había enfrentado aún con una selección de las denominadas 'grandes', y los franceses se diluyeron ante Alemania, volviéndose a casa en cuartos de final.

Buscaba el equipo de Deschamps vengar a la Francia de Michel Platini y compañía, que había caído en dos semifinales mundialistas consecutivas -1982 y 1986- ante el equipo de Alemania Occidental. Una venganza que tendrá que esperar, al menos, cuatro años más.

A pesar de empezar perdiendo, casi en ningún momento dio la sensación el cuadro galo de poder hacer daño a una Alemania que incluso pudo aumentar su renta en los momentos finales, con un par de contraataques desperdiciados por Andre Schürrle.

La ocasión más clara de los franceses para empatar el partido la tuvo Karim Benzema ya en el minuto 94, con un tiro escorado desde dentro del área que sacó Manuel Neuer. No fue el mejor partido del delantero del Real Madrid, que se va de su primer Mundial con una actuación que ha ido de más a menos.

El escenario del partido fue el esperado de inicio. Alemania con el control de la pelota y Francia esperando a desatar su potencia y velocidad a la contra. Le salió mejor el plan a los de Joachim Löw, que para este partido volvió a poner a Philip Lahm en el lateral para dar entrada al doble pivote formado por Schweinsteiger y Khedira. Un doble pivote diseñado para parar a la potente pareja francesa formada por Pogba y Matuidi.

Los alemanes controlaron el centro del campo y a partir de ahí se hicieron dueños y señores del partido. Una de las noticias más positivas para los triples campeones mundiales es que están demostrando mucha versatilidad en este campeonato. Ganan jugando al fútbol pero también lo hacen siendo la Alemania de toda la vida.