INTERNACIONAL

Holanda denuncia pillaje en la zona del siniestro del avión malasio

19/07/2014 19:46 CEST | Actualizado 19/07/2014 21:48 CEST

Los dirigentes holandeses han dicho este sábado basta. El primer ministro del país, Mark Rutte, se declaró "conmocionado" por el abandono y los actos de pillaje que se están produciendo en el lugar donde están desperdigados los restos del avión malasio derribado el jueves en Ucrania con 298 pasajeros a bordo.

"Estoy conmocionado por las imágenes del lugar. La gente camina por ahí con las pertenencias personales de las víctimas. Es francamente repugnante", dijo Rutte en rueda de prensa, retransmitida en directo por las cadenas de televisión nacionales.

El primer ministro holandés denunció que los actos de pillaje alterarán la investigación de los hechos en torno al accidente y exigió el "acceso sin trabas" al lugar del siniestro.

En ese sentido, en Amsterdam, la Asociación de Bancos Holandeses (NVB) pidió la adopción de medidas de prevención ante las informaciones de que en el lugar del siniestro en el este de Ucrania se han extraído las tarjetas bancarias que estaban entre los restos del avión siniestrado, según un comunicado de esa organización.

Además, indicó que ha mantenido una "intensa conversación telefónica" con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y que también ha hablado con el primer ministro británico, David Cameron.

EL MINISTRO DE EXTERIORES, "FURIOSO"

Asimismo confió en que el primer grupo de expertos holandeses que participará en la investigación pueda realizar su trabajo sin impedimentos.

En Kiev, el ministro holandés de Exteriores, Frans Timmermans, dijo sentirse "furioso" tras haber conocido informaciones que apuntan a que los cuerpos de algunas de las víctimas de la tragedia han sido trasladadas desde la zona en que cayó el avión malasio.

Timmermans, que llegó a Kiev en la noche del viernes con un equipo de especialistas forenses para que participen en la investigación y se entrevistó con el presidente, Petró Poroshenko, reiteró que "Holanda no descansará hasta llevar a los culpables del desastre o a quienes lo facilitaron a los tribunales".

"Y no me refiero solo a los que apretaron el gatillo, sino también a los que lo hicieron posible. Creo que la comunidad internacional debe unirse por esta razón", señaló el jefe de la diplomacia holandesa.

"HOLANDA ESTÁ DE LUTO"

"Holanda está de luto y quiere repatriar a su gente a casa. Recuperar los cadáveres es nuestra primera prioridad, y dadas las circunstancias, es un gran desafío", lamentó el ministro neerlandés de Exteriores en referencia a las dificultades que están poniendo los rebeldes prorrusos en Ucrania oriental para facilitar el acceso de los expertos de la OSCE al lugar del accidente.

Asimismo consideró que la recuperación de los restos de los 298 fallecidos en la tragedia, de los que 193 son neerlandeses, "va a ser una operación compleja que va a tomar algún tiempo".

El ministro holandés fue incluso más allá y dio por buenas las acusaciones vertidas este sábado por Kiev contra los milicianos prorrusos que custodian el lugar del accidente, a los que el Gobierno ucraniano responsabilizó de haber sacado 38 cuerpos de las víctimas del lugar del siniestro.

Agregó que la caída del avión "ha abierto los ojos a Europa sobre lo que realmente sucede en Ucrania" y que su país a partir de ahora "será más activo para promover acciones más decididas por parte de la Unión Europea", en referencia a la adopción de más sanciones económicas contra Rusia, un asunto que los ministros de Exteriores abordarán el próximo martes en Bruselas.

TE PUEDE INTERESAR...