INTERNACIONAL

Israel anuncia un alto el fuego humanitario de siete horas

04/08/2014 08:34 CEST | Actualizado 04/08/2014 08:39 CEST
EFE

El Gobierno de Israel ha anunciado en la noche de este domingo un alto el fuego humanitario en la Franja de Gaza entre las 10.00 y las 17.00 horas (las 9.00 y las 16.00 horas en la España peninsular) durante la jornada del lunes.

El coordinador de Actividades Gubernamentales en Cisjordania y Gaza, Yoav Mordechai, ha detallado que el alto el fuego será aplicable a toda la Franja, a excepción del área de Rafá, según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.

Pese a ello, Mordechai ha advertido de que "en caso de que se produzcan disparos, el Ejército responderá". Por último, ha dicho que los residentes de las localidades de Abasan al Kabira y Abasan al Saghira (ubicadas en los alrededores de Jan Yunis), pueden regresar a sus casas.

El anuncio del alto el fuego ha llegado dos días después de que la tregua humanitaria alcanzada entre Israel y las facciones palestinas colapsara después de que Israel bombardeara varios puntos de la localidad de Rafá a pocas horas del inicio de la misma.

El bombardeo tuvo lugar, según Israel, en respuesta a la captura de uno de sus soldados por parte del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), que aseguró sin embargo que la misma tuvo lugar antes del inicio de la tregua.

EL SOLDADO MUERTO EN COMBATE

En la madrugada del domingo, el Ejército concluyó que el soldado, identificado como Hada Goldin, había muerto en combate. Previamente, el brazo armado de Hamás, las Brigadas Ezzeldin al Qassam, dijo que un bombardeo israelí había matado a todos los miembros del comando y, presumiblemente, también a Goldin.

Asimismo, el anuncio del alto el fuego llega horas después de que Israel bombardeara una escuela de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA), matando a al menos diez civiles que se encontraban refugiados en las instalaciones, un suceso que ha sido condenado por la comunidad internacional.

Más de 1.800 palestinos han muerto y cerca de 10.000 han resultado heridos desde el inicio de la operación "Margen protector", lanzada por Israel contra el enclave palestino el 8 de julio. Cerca del 80 por ciento de las víctimas son civiles, según Naciones Unidas.

Por otra parte, han muerto 63 soldados y dos civiles israelíes a causa del impacto de un cohete, así como un ciudadano de nacionalidad tailandesa. La muerte de todos los soldados israelíes se ha producido después de la decisión tomada el 17 de julio por el Gobierno israelí de iniciar una operación terrestre contra el enclave.