POLÍTICA

Ana Mato aparece por primera vez desde que estalló la crisis del ébola en el funeral de Pajares

13/08/2014 11:35 CEST | Actualizado 13/08/2014 12:53 CEST

Fin de la cita, o al menos de la incógnita sobre el paradero de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Ana Mato ha asistido esta mañana al funeral en memoria del sacerdote Miguel Pajares, fallecido ayer a causa del Ébola, tras un sinfín de críticas y especulaciones sobre la presencia de la ministra en la gestión de la crisis desatada por la enfermedad.

A la entrada, Mato ha dicho que "lo importante no es el protagonismo de un ministro por las gestiones, sino la gestión en si". Con la alerta sanitaria generada por el virus del Ébola se ha demostrado que "tenemos un sistema de alertas que funciona perfectamente y unos protocolos que se cumplen", según ella.

El Ministerio de Sanidad ha estado coordinado con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Unión Europea (UE) y las comunidades autónomas por vía telefónica, videoconferencias y reuniones presenciales, así como con los ministerios de Defensa, Asuntos Exteriores, Fomento e Interior, ha dicho.

Mato ha señalado que todas las coordinaciones han permitido además que se trajera el tratamiento con suero experimental, del que ha dicho que "ojalá hubiese funcionado con Pajares". "Lo trajimos a España y no ha podido ser de utilidad", ha lamentado.

La eucaristía se oficia en la capilla del Hospital San Rafael de Madrid por el arzobispo de Toledo y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación con las Iglesias, Braulio Rodríguez, y estará acompañado del Superior General de la Orden San Juan de Dios, Jesús Etayo.

Desde primera hora de la mañana han llegado al centro hospitalario de la orden numerosas coronas, que están expuestas en la entrada del recinto, como la enviada por los reyes y la presidencia del Gobierno de Castilla-La Mancha.

Está prevista también la asistencia de autoridades de la comunidad de Madrid, como el consejero de Sanidad, Javier Rodríguez.

En algunas columnas de entrada del hospital están pegados carteles en recuerdo del religioso fallecido.

La familia de Pajares ha explicado que las cenizas serán enterradas en el panteón de la congregación religiosa.