INTERNACIONAL

Los padres de Ashya King quedan en libertad tras retirar Reino Unido la orden de detención

02/09/2014 21:07 CEST | Actualizado 02/09/2014 21:07 CEST

Los padres de Ashya King son libres. Al retirar Reino Unido la orden de arresto que había emitido contra ellos, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha decidido dejar salir a la pareja, encarcelada por sacar sin consentimiento médico a su hijo de cinco años del hospital británico donde recibía tratamiento por un tumor cerebral.

Los King, que debían comparecer mañana en la Audiencia Nacional, quedarán por tanto libres esta misma noche y podrán reunirse con el niño, que se encuentra ingresado en el Hospital Materno Infantil de Málaga. Según explicaron al juez, el matrimonio quiere que su hijo reciba un tratamiento alternativo que podrían suministrarle en Estados Unidos o la República Checa, y se desplazaron a España para vender una propiedad con la que sufragar la cura para el niño.

La Fiscalía ha creído verosímil la versión de Brett y Naghemeh King sobre el traslado y no cree que el tipo penal por el que Reino Unido emitió la orden de captura, crueldad a menores de 16 años, tenga un claro encaje en el Código Penal español.

Según han informado a Efe fuentes de la Fiscalía, para tomar la decisión han sido determinantes también los informes sobre las condiciones médicas y familiares en las que se encuentra el pequeño, que permanece ingresado y estable desde la detención de sus padres el pasado sábado en un hostal de Vélez Málaga en el que se hospedaban junto a sus seis hijos.

A estos informes remitidos por el centro hospitalario, se sumarán los de los servicios médicos británicos, en los que aconsejan el contacto del niño enfermo con sus padres.

REINO UNIDO TAMBIÉN DA MARCHA ATRÁS

La Fiscalía británica ha anunciado que va a revisar este caso a la luz de "nuevas pruebas" y "tras examinar rigurosamente" los datos recibidos. El primer ministro británico, David Cameron, ha deseado que "haya pronto un brote de sentido común" para que los padres puedan reencontrarse cuanto antes con Ashya.

Previamente, el viceprimer ministro británico, el liberaldemócrata Nick Clegg, había calificado de "inapropiado" emplear "todo el peso de la ley" contra una familia que está "desesperada" y solo busca "el mejor tratamiento para su hijo".

El abogado del matrimonio ha anunciado que interpondrá querellas criminales contra el hospital de Southampton del que sacaron al menor por presuntos delitos de calumnias y denuncias falsas, y solicitará que preste fianza por los daños morales "gravísimos" causados a la familia al haber "apartado a sus padres de un niño que requiere de cuidados permanentes y el propio hospital los dejó salir voluntariamente".

"Sólo han querido sustituir el tratamiento de radioterapia y quimioterapia por otro tratamiento que está en fase experimental en Inglaterra pero que en otros países está en la vanguardia, como Praga, Francia o EEUU. Toda la documentación aportada corrobora nuestras palabras, y lo mejor es que el niño esté con sus padres urgentemente, por encima de cuestiones jurídicas, legales o médicas", ha afirmado el letrado.

Según el abogado, la detención "es una crueldad que sobrepasa los límites del derecho internacional", por lo que "actuaremos con todas nuestras fuerzas a nivel de Reino Unido y del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para que se diriman las responsabilidades por el trato cruel, inhumano y degradante prestado a estos padres con esta prisión y orden de detención incomprensibles".

Los padres del menor "están consternados y estupefactos, no dan crédito a lo ocurrido", ya que "se les ha tratado como verdaderos criminales", ha afirmado el abogado en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por uno de los hijos de la pareja, Daniel.

"Mi hermano está muy solo en el hospital, cuando me vio puso una sonrisa muy grande, y cuando me tuve que ir se puso a llorar", ha relatado el joven.

ADEMÁS:

NOTICIA PATROCINADA