POLÍTICA

Rajoy, Mas y Sánchez no se mueven de sus posiciones de cara a la Diada

03/09/2014 21:52 CEST | Actualizado 03/09/2014 21:52 CEST
REUTERS

Una semana para la Diada. Cataluña vive ya su curso político más trepidante y nadie imagina el final. Mientras, estos días aumentan las reuniones públicas y privadas para tratar la delicada situación en la autonomía, aunque los principales actores siguen enrocados en sus posiciones de salida.

Madrid y Barcelona se miran con recelo. Durante este miércoles se ha tratado en dos citas de altura el panorama catalán. En La Moncloa el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha recibido a la líder de UPyD, Rosa Díez, en tanto que en el Palau de la Generalitat el jefe del Ejecutivo autonómico, Artur Mas, se ha entrevistado con el nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez.

¿Qué ha salido de estos encuentros? Pues que todo sigue igual.

Rajoy le ha trasladado a la líder del partido magenta que la consulta es “ilegal” y que no se va a celebrar, según fuentes de La Moncloa citadas por Efe. En la reunión que ha durado una hora y media, el presidente del Gobierno ha sostenido que no ha cambiado su posición desde que se conociera hace ocho meses la convocatoria de la consulta y ha prometido hacer todo lo posible para que no afecte a los catalanes este “desafío”.

Por ahora, el presidente prefiere esperar a que se den los siguientes pasos por parte de la Generalitat y recurrir posteriormente ante el Tribunal Constitucional la consulta. Esto supondría su suspensión, como ocurre con todas las normas autonómicas que impugna el Gobierno ante el Alto Tribunal.

Díez le pidió esta reunión este martes para hablar principalmente del reto soberanista y Rajoy le dio cita en menos de 24 horas. Toda una muestra de la preocupación que hay en el complejo presidencial por el futuro catalán. La portavoz de UPyD ha salido más “tranquila” tras su conversación con el presidente, que le ha explicado su estrategia de cara al 9-N.

rosa díez rajoy

Rosa Díez y Mariano Rajoy en La Moncloa

BUSCANDO UNA TERCERA VÍA

Hasta la barcelonesa Plaza de Sant Jaume se ha trasladado Pedro Sánchez para verse cara a cara con Artur Mas. Buenas palabras, cordialidad, sonrisas ante los fotógrafos… pero ningún resultado.

En este primer encuentro entre Mas y Sánchez, el secretario general del PSOE le ha ofrecido la “única solución” para la comunidad: una reforma de la Constitución para establecer un modelo federal.

El líder socialdemócrata ha reactivado la propuesta de su antecesor, Alfredo Pérez Rubalcaba, de cambiar la Carta Magna para fijar las competencias de las autonomías e incluir la “singularidad” de Cataluña. Esto supondría que todos los españoles podrían votar la remodelación y, posteriormente, los catalanes acudirían de nuevo a las urnas para pronunciarse sobre una reforma del Estatuto de Autonomía.

Lo que sí le ha dejado claro Sánchez a Mas es que el PSOE está en contra de la consulta de noviembre. Es “ilegal”, ha manifestado en rueda de prensa el socialista, porque rompe con el principio constitucional de que la soberanía reside en el pueblo español.

(Sigue leyendo después del vídeo)

El nuevo ‘número uno’ del PSOE ha comprobado que Mas continúa en su posición de llevar a cabo el referéndum. "Salgo de la reunión con la misma percepción que entré. Creo que tiene claros sus objetivos y puedo decir que sabe perfectamente cuál es la posición del PSOE, que no aceptamos la consulta del 9 de noviembre y esperamos que cumpla con su palabra y no cometa un acto ilegal", ha apostillado.

Sánchez ya ha mostrado desde que llegó a lo más alto en Ferraz su apoyo al presidente del Gobierno en el frente contra la consulta, pero le ha pedido que encabece la reforma de la Constitución y no se quede anclado en el inmovilismo, que está provocando mayor desafección entre los ciudadanos catalanes.

CATALUÑA “DEBE HACER SU PROPIO CAMINO”

"Estos intercambios de impresiones siempre son buenos, aunque la conclusión sea quedarse en el mismo lugar". Así ha resumido la reunión entre Sánchez y Mas el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs.

El Gobierno catalán valora la propuesta de los socialistas frente al “inmovilismo” del Partido Popular, pero subraya que lo importante es votar. En esta larga conversación de dos horas no ha habido “novedad”, según ha reconocido Homs.

“Cataluña no esperará a que el PSOE y el PP se pongan de acuerdo a ver si un día nos toca la lotería y han pensado en nosotros. Con todo respeto, pero Cataluña debe hacer su propio camino, no esperar sentada a que le resuelvan los problemas desde fuera”, ha dicho Homs.

OBSERVADORES INTERNACIONALES

La Generalitat catalana sigue enfrascada en los preparativos de la consulta y ha revelado este miércoles que va a invitar a observadores internacionales. “El mundo nos mira”, ha comentado la vicepresidenta del Ejecutivo autonómico, Joana Ortega.

El equipo de Mas se ha fijado en procesos similares como los de Escocia y Quebec. A pesar de que Moncloa ha trasladado que impedirá la consulta in extremis mediante recurso ante el TC, Ortega y los consellers trabajan con el objetivo de celebrar el referéndum. Sobre los posibles escenarios que se pueden dar por la impugnación de Moncloa, la Generalitat no se quiere pronunciar.

El argumentario en público que repiten es que los catalanes podrán votar. Sus socios de ERC no permiten ningún paso atrás delante de las cámaras. Eso llevaría a la retirada del apoyo y Mas se sumiría en la absoluta soledad.

El tablero ya nos los sabemos de memoria. La partida catalana entra en su fase decisiva. ¿Quién cantará ‘jaque y mate’?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...