INTERNACIONAL

Cameron suplica a los escoceses que permanezcan en el Reino Unido

10/09/2014 15:22 CEST | Actualizado 10/09/2014 15:22 CEST
AFP

Hoy es un día importante. El Reino Unido se juega su futuro en una ofensiva unionista a la desesperada contra el 'sí' a la independencia de Escocia tras la encuesta publicada el domingo por The Sunday Times que daba por primera vez la victoria a los separatistas.

Todos a una. Los líderes de los principales partidos en favor de la unión, Cameron, el laborista Ed Miliband y el liberal-demócrata Nick Clegg, han viajado a Escocia para intentar defender la unidad del país.

El pistoletazo de salida ha sido la columna del primer ministro británico, David Cameron, en el Daily Mail."No rompáis la familia", ha suplicado a los escoceses el líder conservador, que ha alertado de que votar en favor de la escisión de Reino Unido será "un salto en la oscuridad" y ha pedido a Escocia que se quede en la unión porque le partiría el corazón que ganará el 'sí' en el referéndum del 18 de septiembre.

"No uséis la independencia para dar una patada a los malditos tories. Quiero a mi país más de lo que quiero a mi partido", ha pedido Cameron a los escoceses durante su primer rally en Edimburgo. Los políticos predicarán el 'no' por separado, en grandes ciudades y rodeados de afines a la unión.

Cameron ha destacado en su artículo que el mundo mira con "admiración y envidia" los avances conseguidos por el Reino Unido moderno, como el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) o el sistema de pensiones estatal.

"El Reino Unido es un país querido y especial. Eso es lo que está en juego. Así que nadie en Escocia tenga ninguna duda, queremos desesperadamente que vosotros os quedéis, no queremos que esta familia de naciones sea separada", ha agregado.

No todo han sido bondades. El primer ministro ha señalado que no se trata de una decisión sobre los próximos cinco años sino sobre el próximo siglo y ha advertido de que la separación será "para siempre" y Escocia abandonará la libra esterlina.

Cameron también ha criticado la campaña independentista del ministro escocés Alex Salmond, por considerar que sólo ofrece interrogantes sobre el futuro de Escocia, ya que no se sabe cuál sería su moneda o si podría entrar en la UE. "Un voto por el 'no' no significa un voto a favor del statu quo. No significa que no hay cambio. Significa que habrá más autonomía para Escocia", ha subrayado.

SALMOND CREE QUE LA VISITA DARÁ IMPULSO AL 'SI'

Los tres principales partidos han prometido entregar más poderes a Escocia si gana el 'no', entre ellos sobre el sistema fiscal y las políticas de bienestar. Votar por el 'no', ha aclarado Cameron, significa que "los poderes para Escocia sobre cuánto dinero presta, qué impuestos recauda, cómo gasta ese dinero, estarán acordados para noviembre e incluidos en un proyecto de ley para enero".

El líder escocés Salmond ha asegurado que la visita de los líderes servirá en realidad para dar un "gran impulso" a la independencia. "Son los políticos de toda la historia de Westminster en los que se tiene menos confianza. La campaña del 'No' cree que está perdiendo y la visita en tropel de los líderes sin prestigio de Westminster sólo va a acelerar ese proceso", ha afirmado.

De acuerdo con los analistas en Londres, un voto a favor de la independencia marcaría un capítulo de incertidumbre sobre asuntos políticos y económicos de la región.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...