TENDENCIAS

El Corte Inglés, en 25 aciertos y errores (FOTOS, VÍDEOS)

15/09/2014 22:41 CEST | Actualizado 15/09/2014 22:41 CEST

La historia de El Corte Inglés se remonta a 1935. Hace 79 años se fundó en la calle Preciados de Madrid, esquina con la calle del Carmen, la tienda de ropa infantil germen de esos grandes almacenes, que nacieron como tal en 1940. Desde entonces han ido creciendo hasta convertirse, a pesar de la caída de ventas de los últimos años, en la tercera cadena de grandes almacenes del mundo. Sólo la superan las estadounidenses Macy's y Sears.

La singularidad es la base del éxito de la cadena que presidió Isidoro Álvarez fallecido este domingo a los 79 años . Porque, para bien o para mal, no hay otra como ella. Con sus virtudes y sus defectos, El Corte Inglés es único. Su gran competidora durante años, Galerías Preciados, desapareció en 1995 cuando fue comprada, precisamente, por El Corte Inglés. Sepu, la tercera en discordia, cerró sus puertas en 2002.

el corte ingles

1. Tiene un poco de todo. Es lo que se llama una One Stop Shop: puedes encontrar desde una alcayata hasta una alfombra persa o un vestido de boda. La filosofía que enseñan a sus empleados es: "Sin salir de El Corte Inglés, cualquiera puede desde echar una carta a comprar una casa".

2. Marca el inicio de las rebajas. Porque por mucho que Blanco, Mango y los comercios minoristas empiecen sus descuentos antes del 7 de enero y del 1 de julio, hasta que no vemos esta imagen de señoras a codazo limpio en las puertas de El Corte Inglés, las rebajas no son de verdad.

3. El personal lo sabe todo... sobre su sección. Su política no es tanto vender sino servir al cliente, y de ahí la especialización de sus trabajadores. Los que trabajan en zapatería conocen todos los materiales y los de menaje del hogar parecen haber pasado por un curso previo en una fábrica de cuchillos de Albacete.

4. Si no queda satisfecho, le devolvemos su dinero. Es el eslogan más famoso de la casa y, según el profesor de Dirección Comercial de IESE, Pablo Foncillas, uno de sus grandes valores. "Nunca te van a discutir nada. Aceptan todas las devoluciones y eso les ha permitido convertirse en una compañía muy potente", asegura.

5. A domicilio. Además te llevan a casa lo que compres, te lo instalan y si no funciona o no te gusta, se lo llevan.

6. La política renovarse o morir no va con ellos. No se han esforzado en cambiar ni modernizar el logo en 50 años. El triángulo verde con la mraca en su interior se creó en 1962 y desde entonces permanece tal cual. Mientras otras marcas de éxito —léase Coca-Cola o Puma— han ido adaptado su imagen a los tiempos, El Corte Inglés se quedó anclado en los sesenta.

7. Tampoco cambia la imagen de su catálogo. Se aproxima más a los que mandaba Venca a finales de los 80 y principios de los 90 a nuestras casas, con modelos posando sobre fondo blanco, que a una gran superficie donde encontrar vestidos de de Valentino, Armani o Carolina Herrera.

8. Sus anuncios no son demasiado innovadores...

9. Eso sí, si hay un famoso que triunfa en ese momento... ¡Ellos lo tienen!

Naomi Watts, durante la promoción de 'Lo imposible'

10. Aunque para las rebajas siempre eligen estrellas nacionales, lo que suele levantar muchas críticas. Y eso que siempre son de gran tirón... Al estilo Dani Rovira y Clara Lago, protagonistas de Ocho apellidos vascos.

11. Para que una ciudad presuma de tamaño, tiene que tener un Corte Inglés. En 2014 esto ya no se nota tanto, pero hace 20 años, cuando no se había extendido por toda España (hoy hay 84 establecimientos en todo el país y dos en Portugal), el tener un almacén en la ciudad implicaba que ya era de tamaño medio.

12. Pueden presumir de haber llevado las escaleras mecánicas a muchos rincones de España.

13. Ese mismo aire vintage de los catálogos (por no llamarlo viejuno) se desprende también en los uniformes de los empleados. Lo renuevan cada año, ¿pero no parece siempre igual? El único cambio llamativo lo aplicaron en 2006, cuando incluyeron el pantalón para las mujeres. Y llegaban tarde... En Iberia o el AVE ya los usaban.

14. En esa línea clásica también se mueve la distribución de sus plantas. ¿En qué otro sitio se oye hablar de planta de caballeros y de señoras? ¿Y el término menaje del hogar? ¿Has oído que alguien diga que va a Ikea a por menaje? Van a por cosas de casa...

caballeros

15. Pero para clásicos... sus clientes. Hay quien dice que es una tienda de abuelas y abuelos. "Los centros comerciales son lugares de encuentro de jóvenes, ¿pero a quién te encuentras merendando en la cafetería de El Corte Inglés?", pregunta Foncillas. Según el profesor, esto explica la pérdida de clientes que ha sufrido la compañía en los últimos años: "Yo diría que les pasa como a Jaguar. Sus clientes no se van ni los pierden. Literalmente se mueren".

16. Eso sí, sus experiencias gourmet son únicas. Si necesitas un ingrediente, por exótico o exclusivo que sea, lo vas a encontrar en El Corte Inglés. Y esa exclusividad llega al punto de que el chef David Muñoz ha abierto en un Corte Inglés la versión callejera de su DiverXo, StreetXo.

17. La planta de Oportunidades... que va de la mano de la palabra ganga. Siempre hay que pasarse porque puede haber algún chollo.

18. No hay quien les gane en ubicación. El Corte Inglés es, como lo define Pablo Foncillas, "un killer de las localizaciones". Por mucho que Inditex abra tiendas en la Gran Manzana de Nueva York o en la mejor esquina de Serrano, sólo abarca el textil. El Corte Inglés está en todas partes y se puede comprar de todo.

19. Volviendo a los catálogos. Los de juguetes (con su carta incluida) también son un clásico: todos los niños lo quieren. Aquí están todos los juguetes de moda. Desde noviembre se puede conseguir y hay que estar rápido porque se agota enseguida. Y si no tienes el catálogo, ¿dónde escribes la carta a SSMM Reyes Magos de Oriente?

20. Y el otro clásico de la Navidad es Cortylandia. Los villancicos están bien, pero si no suena "'Cortylandia, Cortylandia, vamos todos a cantar, alegría en estas fechas porque ya es Navidad..." no es lo mismo. ¿A que te la sabes?

21. Su página web parece de principios de internet más que del siglo XXI. ¡Imposible encontrar algo ahí! Y esto genera que su punto débil sea la facturación online. No pasa del 2%, pero suele provocar más quebraderos de cabeza que el 98% restante.

22. Su tarjeta de fidelización y la venta a plazos. A finales de los años 50, cuando España vivía en plenas estrecheces, introdujo este sistema de venta dando lugar a lo que serían los inicios del consumismo.

23. Sus campañas temáticas: los Ocho días de oro, la Fantástica, la Semana de India... Todo lo que precie tiene una semana, ¿habrá suficiente con 54 al año?

24. Su amplio horario: de 10 de la mañana a 10 de la noche. Ellos fueron los primeros en dejarnos comprar unos botones a las 9 de la noche cuando ya todas las mercerías de la ciudad estaban cerradas. O ir a comprar un regalo de cumpleaños un sábado a las 21.55 justo antes de ir a la fiesta de tu amigo. Además, fueron los precursores en abrir el 5 de enero hasta las 24.00 horas. Al servicio de los Reyes Magos más despistados.

25. Los Corticoles. Todos conocemos esta palabra y sabemos que en cuanto empieza a sonar en la televisión, el inicio del curso se acerca. El 10% en Corticoles es una de las frases más populares del mes de septiembre.

vuelta al cole