ECONOMÍA

La vida de los españoles en la vendimia francesa, en 27 fotones

20/09/2014 10:07 CEST | Actualizado 20/09/2014 10:07 CEST
DAVID RAMOS / GETTY

Es una salida más a los altos niveles de paro. Unas 15.000 personas, según cálculos de UGT, han emigrado este año a diversas zonas de Francia para trabajar en la vendimia.

La campaña, que dura entre 40 y 45 días, atrae especialmente a andaluces. Los que trabajan allí cobran cerca de 9,53 euros por hora. El fotógrafo de Getty David Ramos ha captado la dureza del ese trabajo en Chateau Planeres, Perpignan.

  • DAVID RAMOS / GETTY
    Fifi Navarro, de 51 años, hace las maletas el día antes de viajar a Francia para trabajar durante un mes y medio. Fifi trabaja en la cosecha de la uva francesa desde que tenía 21 años. Vive en Alcalá del Valle (Cádiz)
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Fifi Navarro mete sus pertenencias en el maletero del autobús que la llevará, junto a más de 1.000 vecinos suyos, a Perpignan.
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Juanma Torres, de 20 años, José Antonio Narváez, de 29, y su hermano Francisco Narváez, de 23, se levantan temprano para salir a recoger uvas. Francisco tiene un grado de Topografía y viaja con su hermano a Francia porque está en el paro.
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Jose Antonio Narváez descansa antes de la jornada de trabajo.
  • David Ramos (Getty)
    Juan Vilches, de 61 años y su esposa Isabel Marín, de 58 años, esperan junto a Tomás Carnero, de 38 años,para salir a recoger uvas
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Los recolectores salen de casa para recoger las uvas
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Los recolectores cogen sus materiales para iniciar el día de trabajo
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Los vendimiadores inician su jornada
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Los recolectores españoles, trabajando
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Laura Rodríguez, de 38 años, bebe agua mientras recoge las uvas
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Víctor García, de 17 años, lleva un cubo lleno de racimos de uvas
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Juan Vilches, de 61 años, se seca el sudor de la frente mientras recoge las uvas
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Vista general de la vendimia
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Los recolectores se toman un descanso
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Según datos de UGT, cada año 15.000 emigrantes que se trasladan a diferentes zonas de Francia para recoger la uva
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Los recolectores siguen trabajando
  • DAVID RAMOS / GETTY
    María Esperanza García Martínez, de 22 años, recoge las uvas
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Antonio García, de 26 años, lleva un cubo lleno de racimos de uvas
  • DAVID RAMOS / GETTY
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Antonio García, de 26 años, lleva un cubo lleno de racimos de uvas
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Isabel Marín es una de las encargadas de las tareas domésticas en la casa que varios españoles comparten en Chateau Planeres.
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Antonio García, de 50 años, se afeita después del trabajo. Este hombre hace la vendimia en Francia desde que tenía 15 años.
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Antonio García, de 50 años, corta un pedazo de carne tras la jornada de trabajo
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Antonio García, de 50 años, sale de la ducha después de su jornada laboral.
  • DAVID RAMOS / GETTY
    Isabel Marín, de 58 años, y Laura Rodríguez, de 38, doblan la ropa en la casa en la que viven durante la cosecha, en Perpignan
  • David Ramos (GETTY)
    Isabel María García, de 41 años, y Laura Rodríguez, de 38 años, cuelgan la colada
  • David Ramos (Getty)
    José Antonio Narváez, de 29 años, limpia la bodega