NOTICIAS

Daniel Nicolay: Ópera para pisar (FOTOS)

21/09/2014 14:08 CEST | Actualizado 21/09/2014 14:08 CEST
JAVIER DEL REAL

La ópera puede escucharse, contemplarse, casi olerse (los teatros, a veces para bien y otras para mal, tienen aura). Pero también puede pisarse y formar parte de los momentos más cotidianos e íntimos. Daniel Nicolay (Peralta, Navarra, 1960), artista polifacético y miembro del equipo de Utilería del Teatro Real, se propone demostrarlo con una exposición propia y autónoma, pero que difícilmente puede entenderse sin su paso por el coliseo madrileño, donde ingresó en su reapertura en 1997.

En la galería Ra del Rey, una cooperativa de artistas cercana a la Gran Vía de Madrid, pueden contemplarse hasta final de mes las obras del autor, donde destacan alfombras con motivos florales, en ocasiones más propios de una ópera kistch. Lienzos o vivos decorados que evocan la pasión y la intensidad no sólo de la naturaleza sino también del lirismo y la dramaturgia.

Las telas fueron pintadas en vertical y sometidas a un tratamiento de imprimación, según explican desde el entorno del artista, con una trayectoria multidisciplinar que se remonta a los 80, en los que participó en el cortometraje surrealista Frontón –El hombre navarro va a la luna. Allí utilizó trajes de hígados de cerdo, para su congelación, exposición y putrefacción.

Nada de eso se ve en esta exposición, llamada Arte en el suelo, que guarda más relación con otras de sus obras, como la adaptación y reproducción particular de La Capilla Sixtina que Nicolay tiene en su propia casa.

El arte y la pintura, como la ópera, puede ser un compañero de viaje constante. Incluso bajo los pies.

NOTICIA PATROCINADA