INTERNACIONAL

Rousseff ganaría una segunda vuelta en las elecciones brasileñas, según todos los sondeos

01/10/2014 08:46 CEST | Actualizado 01/10/2014 12:37 CEST
EFE

La presidenta brasileña y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, ha ampliado su ventaja sobre la principal candidata de la oposición, Marina Silva, y ganaría en una previsible segunda vuelta de las elecciones presidenciales por 8 puntos porcentuales, según un nuevo sondeo difundido este martes.

La encuesta de Datafolha apunta a que Rousseff tiene el 49% de apoyo frente al 41% de Silva en una simulación del esperado 'balotaje' (segunda vuelta electoral), duplicando la diferencia de cuatro puntos porcentuales que tenía en el sondeo previo divulgado el pasado viernes.

Las elecciones presidenciales en Brasil se realizarán el domingo pero, si ningún candidato logra la mayoría absoluta, los comicios se decidirán en una segunda vuelta el 26 de octubre entre los dos candidatos que obtengan la mayor cantidad de votos.

El apoyo a Rousseff en la primera ronda se mantuvo sin cambios en un 40%, mientras que el respaldo a Silva cayó a un 25% desde el 27 por ciento previo. El candidato de centro y favorito del mercado, Aécio Neves, avanzó 2 puntos porcentuales a 20%, según Datafolha.

Las encuestas han sido realizadas a 7.526 personas entre el lunes y el martes y tiene un margen de error de más/menos 2 puntos porcentuales.

UN SEGUNDO SONDEO CONFIRMA LA TENDENCIA

Este mismo martes se ha publicado un segundo sondeo, elaborado por la empresa de investigación de mercados Ibope, que confirma la tendencia y sitúa a Rousseff como principal favorita, con una intención de voto del 42% en un 'balotaje', frente al 38% de Silva.

De acuerdo con este sondeo, en primera vuelta el apoyo a Rousseff alcanzaría el 39%, frente al 38% de hace una semana. El nuevo sondeo de Ibope encuestó a 2.002 personas a nivel nacional entre el 25 y el 30 de septiembre y tiene el mismo márgen de error que el ya mencionado.

Rousseff ha decidido aprovechar la ventaja y ha acusado a Silva de mentir, lo que en su opinión es "desvío de carácter" y la incapacita para ser presidenta. "Un presidente es humano, se puede equivocar. Un presidente se puede confundir. Sólo hay una cosa que un presidente no puede hacer. No puede mentir", ha dicho tajante.

Se refería a las declaraciones de Silva diciendo que votó a favor de la creación de la Contribución Provisional sobre Movimientos Financieros (CPMF), un impuesto con fines sociales, al que en realidad se opuso cuando era senadora.

ADEMÁS: