INTERNACIONAL

Víctimas y testigos relatan el ataque talibán a la escuela militar de Peshawar

17/12/2014 08:25 CET | Actualizado 17/12/2014 08:35 CET

Shahrukh Khan, de 16 años, se recupera en el hospital Lady Reading de Peshawar de las heridas sufridas tras el ataque talibán a una escuela militar donde murieron al menos 141 personas, la mayoría niños como él.

Desde una de las camas del hospital, relata a la agencia AFP cómo los talibanes irrumpieron en el auditorio de la escuela, donde se encontraba recibiendo una guía sobre carreras universitarias, y comenzaron a disparar tras gritar "Allahu akbar" (Alá es grande).

"Alguien nos gritó que nos tirásemos al suelo y nos escondiéramos debajo de los pupitres", explica. "Uno de los talibanes gritó: 'Hay muchos niños debajo de los bancos, id y cogedlos'", añade Khan.

Ese fue el mayor momento de pánico para este joven, que relata cómo "un par de botas negras" se acercaron a él "probablemente buscando estudiantes escondidos bajo los pupitres". Entonces sintió un "dolor agudo" en las piernas. El terrorista le había disparado en ambas por debajo de las rodillas.

"Doblé mi corbata y me la metí en la boca para no gritar", explica. "El hombre de las botas negras siguió buscando estudiantes y disparando sobre sus cuerpos. Yo me quedé tumbado lo más quieto que pude y cerré mis ojos, esperando a que me dispara de nuevo. Sufrí escalofríos; vi la muerte muy cerca. Nunca olvidaré esas botas acercándose. Sentí que la muerte se me aproximaba", añade.

Sin embargo, tuvo suerte. Logró arrastrarse hacia otra clase donde vio varios cadáveres antes de esconderse detrás de una puerta y caer inconsciente. "Cuando desperté, estaba en la cama del hospital", afirma.

"SÓLO SOBREVIVÍ YO"

Otro alumno de 14 años explica al diario local The Express Tribune una experiencia similar. "Estábamos en una clase cuando escuchamos disparos. El sonido de los tiros se acercaba hasta que la puerta se abrió de golpe y dos personas comenzaron a disparar indiscriminadamente", indica.

Hammad Ahmed también estudiaba allí. "Estaba con mis amigos en el pasillo junto a una clase cuando comenzaron los disparos", cuenta a la agencia AFP. "Nos metimos en la clase y nuestra profesora cerró la puerta. Estaba intentando echar el cerrojo cuando los terroristas patearon la puerta y la abrieron. Mis diez compañeros y mi profesora murieron. Sólo yo sobreviví", asegura Ahmed, a quien los talibanes dispararon en los pies y le dieron por muerto.

Mudassar Abbas, asistente en el laboratorio de Física de la escuela, cuenta que los alumnos estaban celebrando una fiesta cuando comenzó el ataque. "Vi a seis o siete personas yendo de clase en clase y disparando contra los niños", recuerda. "Cuando salimos vimos los cuerpos de nuestros amigos tirados en los pasillos. A algunos les habían disparado tres o cuatro veces", afirma.

LOS ATACANTES DE MALALA

La masacre ya ha sido reivindicada por el Movimiento Talibán de Pakistán (TTP, en sus siglas en inglés), el mismo grupo terrorista que trató de asesinar a Malala, la estudiante pakistaní recientemente galardonada con el premio Nobel de la Paz.

"Hemos elegido la escuela del Ejército para el ataque porque el Gobierno está atacando a nuestras familias y mujeres. Queremos que ellos sientan nuestro dolor", aseguró un portavoz talibán.

CONDENA INTERNACIONAL

También ha recibido la condena unánime de la comunidad internacional. Narendra Modi, primer ministro de India, un país con el que Pakistán ha vivido grandes tensiones, calificó de "inhumano" el ataque terrorista.

El presidente de EEUU, Barack Obama, tildó de "atroz" el atentado y afirmó estar "con el pueblo de Pakistán". En el mismo tono se refirió a este ataque el presidente de Francia, François Hollande, quien aseguró no encontrar palabras "para calificar este ataque abyecto contra niños".

David Cameron, primer ministro británico, dijo en su cuenta de Twitter estar "profundamente impactado" por el "horrible" ataque contra niños que "han muerto simplemente por ir a la escuela".

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español, también se ha sumado a la condena. "No puedo imaginar un acto terrorista más repugnante", ha dicho el jefe del Ejecutivo en una misiva dirigida al primer ministro pakistaní, Nawaz Sharif.

NOTICIA PATROCINADA