POLÍTICA

Dimite Eduardo Torres-Dulce, fiscal general del Estado

18/12/2014 11:16 CET | Actualizado 18/12/2014 12:56 CET
EFE

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha comunicado al Gobierno que abandona su cargo "por razones personales", una decisión que llega tras semanas de tensiones con el Ejecutivo por los desencuentros en torno a la querella contra Artur Mas por el 9-N.

En un comunicado, la Fiscalía ha explicado que Torres-Dulce ya ha comunicado su decisión al ministro de Justicia, Rafael Catalá y que regresará a su plaza en la Fiscalía ante el Tribunal Constitucional.

[Sigue leyendo después del comunicado de la Fiscalía]

comunicado

PRESIONES POR EL 9-N

Aunque el Gobierno siempre ha manifestado que "respeta" las decisiones judiciales, lo cierto es que en las últimas semanas se ha evidenciado el desencuentro con la Fiscalía por la respuesta a la consulta soberanista.

Según informa El País, miembros de la Fiscalía denunciaron presiones del Gobierno que exigió celeridad a la presentación de la querella e indicaron lo delitos por los que se tenía que presentar.

El que ha sido durante tres años fiscal general del Estado terminó presentando la querella contra Artur Mas, la vicepresidenta catalana Joana Ortega y la consellera Irene Rigau al considerarlos responsables del 9-N aunque aseguró que "nadie" le había presionado.

No obstante esta decisión la tomó Torres-Dulce sin contar con el apoyo de los fiscales catalanes. Lo que demuestra un choque interno dentro del ministerio de Justicia en relación a la consulta mientras el Gobierno en público aseguraba que había llegado el turno de actuación de los Tribunales.

"EL DÍA QUE RECIBA ALGUNA PRESIÓN, ME IRÉ"

Tampoco hubo buena sintonía con el Gobierno cuando apoyó investigar "hasta el final" los papeles de Bárcenas asegurando que no creía que hubiera nadie "que no desee que estos hechos se esclarezcan".

El pasado 26 de noviembre, en sede parlamentaria, Torres-Dulce dejó en evidencia sus diferencias con el Ejecutivo de Rajoy.

"No toleraré nunca que el Gobierno me diga lo tengo que hacer, porque sería un delito", afirmó, para añadir: "Si tengo que sostener posición contraria al gobierno la sostengo".

Aunque el ya ex fiscal general ha atribuido su marcha a motivos personales, el año pasado advirtió de que defendería su independencia y que, si no podía mantenerla, tiraría la toalla. "El día que reciba alguna presión me iré a mi casa", dijo en un coloquio en Murcia, según recoge La Verdad. "No soy proclive a recibir ningún tipo de presión, y el ministro de Justicia y el Gobierno lo saben", advirtió entonces.

"MOMENTOS DIFÍCILES DE GRANDES TENSIONES"

Tras conocerse la noticia de la dimisión de Torres-Dulce, el ministerio de Justicia ha emitido un comunicado en el que muestra su "más absoluto respeto a su decisión".

El ministerio reconoce que "han sido tres años de gran trabajo, con momentos difíciles y de grandes tensiones" aunque asegura que la Fiscalía "siempre ha mantenido su autonomía, desde el rigor y con el máximo respeto a la legalidad".

Justicia agradece en el comunicado su "colaboración con el Gobierno" y el haber "desempeñado sus funciones con absoluta entrega".

Asimismo en el escrito aseguran que "a la mayor celeridad se pondrán en marcha los mecanismos oportunos para proceder al nombramiento del nuevo fiscal general del Estado".

Dimisión Torres-Dulce

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

NOTICIA PATROCINADA