NOTICIAS

Detenido el presunto autor del envío de varios paquetes sospechosos a medios de comunicación

08/01/2015 14:57 CET | Actualizado 08/01/2015 18:36 CET
GETTY

Un hombre de mediana edad ha sido detenido “sobre la una de la mañana” en el barrio madrileño de Hortaleza por ser el presunto autor de los envíos, ayer, de paquetes sospechosos a varios medios de comunicación, según ha informado fuentes policiales.

Entre los medios estaba El Huffington Post, que forma parte del Grupo Prisa junto a otros como El País, As o Cinco Días. La redacción fue desalojada, del mismo modo que las de Libertad Digital o 20minutos.es.

Todos los paquetes, así como las llamadas reivindicando su colocación eran de carácter similar por lo que la Policía ya sospechó desde el principio que la acción era obra de una misma persona. El arrestado además hizo llegar a algunos medios de comunicación un comunicado en el que anunciaba que este jueves iba a colocar más paquetes y que alguno de ellos haría explosión.

El sospechoso es Carlos Díaz Fernández, de 39 años, quien ya fue detenido en abril de 2014 por enviar decenas de amenazas de bomba, no sólo a medios de comunicación, sino también a catedrales, edificios turísticos y museos.

Díaz se coló el pasado 2 de abril en el Telediario de las 21:00 horas de TVE, presentado por Ana Blanco y Marcos López, al grito de "¡secreto de sumario!" y dirigiéndose a la mesa de los presentadores, que en ese instante daban paso a una emisión desde Galicia, durante la que se escucharon varios gritos.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

El día antes ya se había colado en el programa Más Vale Tarde de La Sexta en plena emisión en directo y mantuvo la siguiente conversación con su presentadora, la periodista Mamen Mendizábal:

- "Me llamo Carlos Díaz Fernández y denuncio una serie de crímenes secretos. Por favor, prestadme un segundo de atención..."

- "No creo que este sea el contexto, Carlos. Luego hablamos contigo".

(Sigue leyendo después del vídeo...)

Además, en septiembre de 2013, fue detenido cuando irrumpió desnudo a las puertas del Hospital Quirón de Madrid cuando la reina Sofía llegaba al centro médico para visitar al rey Juan Carlos, quien iba a ser operado de la cadera. Entonces espetó "no a los crímenes secretos de la CIA" mientras lanzaba tarjetas con su nombre.