TENDENCIAS

Pastel de espinacas salvavidas: para llevar al trabajo, cenar o como aperitivo

20/01/2015 18:13 CET | Actualizado 20/01/2015 18:13 CET

Para llevar a un picnic, para meter en el tupper del trabajo, para servir como aperitivo en una fiesta casera o para cenar un día cualquiera de la semana. El pastel de espinacas vale para todo y además es fácil de preparar, económico y está lleno de propiedades.

La verdura que daba energía a Popeye es una conocida fuente de hierro: 100 gramos de espinaca cocida o hervida aporta 3,57 gramos de este mineral, justo la mitad de lo que se obtiene comiendo la misma cantidad de lentejas, la fuente de hierro por excelencia. Además son ricas en fibra, especialmente los tallos, son bajas en calorías y aportan otra gran cantidad de minerales y vitaminas. Un estudio del centro tecnológico Ainia en 2012 las catalogaba, junto a las alubias, como los vegetales con mayor variedad de nutrientes.

Así, contienen también calcio, potasio, magnesio, manganeso y fósforo y también en vitamina A, vitamina C, vitamina E, vitamina K, como así también vitaminas del grupo B ( B6, B2, B1) y ácido fólico (vitamina B9). Por todo ello son beneficiosas para bajar de peso, promover la energía y vitalidad, favorecer el tránsito intestinal o mejorar la visión, entre otras cosas.

¿Cómo preparar entonces ese pastel de espinacas que además de estos nutrientes nos solucionará cualquier situación? Es fácil. Necesitas tener un rollo de hojaldre , 500 gramos de ricotta o requesón, 300 gramos de hojas frescas de espinacas, 150 gramos de queso de oveja, 150 gramos de jamón serrano, un huevo, sal y pimienta. Eso y alrededor de una hora de tiempo, que es lo que se tarda —contando con los 30 minutos de horno— en elaborar esta receta.

Una vez que dispones de todo esto, sólo tienes que seguir los pasos del vídeo:

1. Pon agua con sal en una olla y llena un bol con agua y cubitos de hielo. Añade las espinacas una vez que el agua empiece a hervir y déjalas durante 10 o 15 segundos, a continuación escúrrelas y mételas en el agua helada para detener la coción. Escúrrelas de nuevo y mételas en un bol.

2. Salpimienta la ricotta y córtala con ayuda de un tenedor. Después corta el queso de oveja en dados y continúa cortando el jamón en juliana.

3. Coloca la masa de hojaldre en el molde de horno y coloca los ingredientes poco a poco: primero las espinacas, luego el jamón serrano, después la ricotta y por último los cubos de queso de oveja.

4. Elimina el sobrante de la masa de hojaldre y córtalo en tiras finas para cubrir y adornas la parte superior del pastel. Bate el huevo y úsalo para pintar esas tiras de hojaldre. Después introduce el pastel en el horno precalentado a 200 grados durante 25 o 30 minutos. Pasado este tiempo estará listo para comer.

Recetas con acelgas

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ve a nuestra portada   Síguenos en Facebook   Síguenos en Twitter

NOTICIA PATROCINADA