POLÍTICA

Rajoy carga contra los que no han estado "a la altura del PP" y dice que no "empañarán" al partido

25/01/2015 13:02 CET | Actualizado 25/01/2015 19:21 CET

Con la mente puesta en el extesorero Luis Bárcenas tras su salida de prisión, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha clausurado la Convención Nacional del PP reconociendo que le "preocupa" que "algunos" de los suyos "no hayan estado a la altura de la historia y la trayectoria del partido", aunque ha defendido que ha respondido "con el nivel de exigencia que demanda la democracia".

Tras dos días de silencio sobre la corrupción, Rajoy ha abordado la cuestión en el discurso final del cónclave de los populares. "En España no hay impunidad, las instituciones funcionan y las irregularidades se sancionan. Lo estamos viendo todos los días. Los policías, jueces y fiscales cuentan con más amparo que nunca en su lucha contra la corrupción", ha aseverado ante la cúpula del PP.

Además, ha insistido en que él ya ha reconocido "errores" ante el partido, el Congreso y el Senado y que se pudieron hacer las cosas mejor. A pesar de eso, ha sacado pecho y ha afirmado que "cuando concluya el mandato" quiere que España sea "también un país mejor en el terreno ético y con mayor calidad democrática".

rajoy

Y además ha lanzado el aviso de que no está dispuesto "a permitir que estas cuestiones empañen ni la honorabilidad del partido ni la confianza de los cientos de militantes" de todos los rincones de España. "No podemos permitir bajo ningún concepto que estas cuestiones oculten lo más importante que ha ocurrido en estos tres años, el cambio hacia la prosperidad", ha apostillado.

Según el presidente, en política se está "para servir al bien común y nadie debería llegar con la ambición de obtener réditos personales". "Pensar lo contrario sería como dejar de confiar en nuestro país y en su democracia. Pero no podemos garantizar todas las conductas de todos y cada uno de nuestros cargos públicos. Se han producido esos casos casos y merecen una respuesta firme y contundente. Podemos prevenir muchos de ellos y lo estamos haciendo con multitud de reformas", ha continuado.

LOS RECADOS AL PSOE Y PODEMOS: UNA "RULETA RUSA"

En este primer mitin no oficial del larguísimo año electoral, Rajoy ha mandado el mensaje a los suyos de que a pesar de esta situación deben estar "orgullosos" de todo lo que han hecho durante estos tres años porque han salvado a España de la "catástrofe" por "patriotismo".

En este sentido, ha vuelto a cargar contra la herencia socialista y contra la formación Podemos. "A mí no me preocupa que nieguen los méritos al Gobierno, lo que me preocupa e indigna es que le nieguen esos méritos a la sociedad española y les nieguen la esperanza de un futuro mejor".

El presidente ha repetido que es "innegable" que se está saliendo de la crisis y que "lo más importante" es que se está haciendo "sin recortar lo fundamental del Estado del Bienestar". Entonces ha empezado el baile de descalificaciones hacia los socialistas y los de Pablo Iglesias. A Ferraz le ha mandado el recado de que "no hay política social que pueda resistir un derroche de incompetencia económica como el que ha sufrido" España con José Luis Rodríguez Zapatero.

rajoy

"No podemos rendirnos a los sombríos oráculos ni a su pesimismo oportunista. Ni podemos volver atrás ni podemos dejar de avanzar", ha indicado el jefe del Ejecutivo ante los suyos. Un verbo elegido a conciencia por el presidente, que ha subrayado que "España no está para retrocesos en el tiempo ni saltos en el vacío".

Y para rematar: "No podemos jugarnos nuestro futuro y el de nuestros hijos a la ruleta rusa de la frivolidad, la incompetencia y el populismo". A esto le ha añadido un toque allende el Atlántico dedicado a Pablo Iglesias con la frase de España es un país serio y sabe que los problemas no se resuelve "con palabras mágicas ni con conjuros caribeños".

EL ADOCTRINAMIENTO EN LOS "PLATÓS"

Para Rajoy, los "extremismos no han traído nada bueno nunca" y no se puede hacer frente a los problemas con "radicalismo, demagogia y planteamientos mesiánicos ni doctrinarios". "Esa historia ya pasó, es muy antigua", ha agregado.

Más leña. "Hablar es muy fácil, gobernar no", ha proseguido a la vez que ha rememorado que en los mítines es "muy fácil prometer la luna, incluso el sol, pero a la hora de sacar las castañas del fuego las cosas se complican".

Con la resaca de los programa televisivos del sábado por la noche -con Pablo Iglesias como gran estrella-, el líder del PP ha avisado de que "no es lo mismo adoctrinar en un plató de televisión que defender los intereses de España en el Consejo Europeo".

pp

"ESPAÑA ESTÁ RENACIENDO"

Rajoy lo tiene muy claro: "España está renaciendo". Gracias al PP, que ofrece a los ciudadanos "estabilidad, seguridad, moderación y resultados".

Les ha pedido a todos los cargos presentes que no tengan miedo ni reparo en decir que entre el año pasado y este se habrán creado en España "un millón de empleos". "Vamos a crear más empleo que nadie en Europa, pero seguiremos necesitando más", ha añadido.

En esta especie de argumentario en público, el presidente les ha dicho a los suyos que van a bajar los impuestos y que los ciudadanos ya lo van a notar en la nómina de enero."Cuando vuestros adversarios os digan que hablamos de macroeconomía, vosotros decidles que hablamos de personas, de esos 20 millones de españoles a quienes se le bajan los impuestos una media del 12%", les ha aleccionado.

En el menú de promesas para que se repitan en todos los actos del PP ha añadido una ley de segunda oportunidad para los emprendedores y deducciones fiscales. Además, se profundizará en la reforma de la administración y se completará el paquete de reformas contra la corrupción.

Pero, sobre todo, les ha pedido que se dediquen a contar "la verdad". "De lo que digan otros... que se ocupe el viento", ha finalizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...