POLÍTICA

Pujol insiste en que su fortuna procede de una herencia sin aportar documentacion

27/01/2015 16:50 CET | Actualizado 27/01/2015 16:50 CET

El expresidente catalán Jordi Pujol ha sostenido ante la juez que la fortuna que ocultó en el extranjero procedía de un legado de 140 millones de las antiguas pesetas de su padre Florenci, y se ha remitido a unas cartas que demostrarían esa herencia, aunque sin aportarlas, según fuentes judiciales.

Pujol ha declarado como imputado durante dos horas ante la titular del juzgado de instrucción número 31 de Barcelona, que investiga el origen de la fortuna oculta de la familia, en una sesión en la que también han comparecido ante la magistrada la esposa del expresidente catalán, Marta Ferrusola -que se ha negado a declarar-, y tres de sus hijos, Marta, Mireia y Pere.

En su declaración, el expresident ha asegurado que no consta más documentación que ésa porque el padre hizo la fortuna en su momento de forma "ilegal" con el cambio de divisas; y también ha dado el nombre de la persona de su confianza que ha gestionado este patrimonio en Andorra: Delfí Mateu, ya fallecido.

Sin que nadie en la sala le preguntase por ello, Pujol ha asegurado por propia iniciativa que los fondos ocultados en el extranjero no provienen de la corrupción ni del "erario público" y ha insistido en que se corresponde con ese legado que el padre dejó a su esposa, Marta Ferrusola, y a sus hijos, pero no a él por miedo de su actividad política.

Por eso, siempre según su versión, ese supuesto manuscrito se dirige a su mujer y expresa la voluntad de Florenci Pujol sobre cómo distribuir el legado entre los hijos del expresidente de la Generalitat; sin embargo, tampoco Marta Ferrusola ha presentado ningún documento y además se ha negado a declarar ante la juez.

BUENAS INVERSIONES

Esa supuesta herencia de su padre, que en 1980 cuando la dejó era de 140 millones de pesetas, se multiplicó hasta los 500 millones en la actualidad, según él, gracias a inversiones financieras que la familia ha hecho en Andorra, donde estuvo gestionado por esta tercera persona: tampoco sobre esto ha presentado documentación ni extractos bancarios sobre esto.

Los hijos del expresidente se enteraron de que su abuelo les había dejado este legado en 1992 y durante unos años se encargó de gestionarlo el primogénito del matrimonio, Jordi Pujol Ferrusola, siempre según la versión que el político ha dado a la juez; ha añadido que su padre no lo hizo constar en el testamento precisamente por su origen ilícito.

Pujol ha insistido en que decidieron no regularizar esos fondos durante más de 30 años por el miedo a la situación política, y a este respecto incluso ha aludido a la época en que el expresidente estuvo en prisión por su oposición a la dictadura franquista.

A preguntas de la titular del Juzgado de Instrucción 31 de Barcelona, Beatriz Balfagón, y del fiscal Alejandro Luzón -se ha negado a contestar a la acusación particular, ejercida por Manos Limpias- ha asegurado que no sabe si su padre tuvo el dinero en otros paraísos fiscales antes de estar en Andorra y ha dicho también que él si que no tiene dinero en otros países.

También han declarado, imputados por presunto fraude fiscal y blanqueo igual que el matrimonio, sus tres hijos Pere, Marta y Mireia, que durante unas dos horas en conjunto han corroborado la versión de su padre sobre el legado millonario.

Jordi Pujol y Marta Ferrusola llegan a los juzgados

ADEMÁS:

La herencia de Pujol, en Twitter

NOTICIA PATROCINADA