INTERNACIONAL

Tsipras, de gira por Europa

01/02/2015 16:21 CET | Actualizado 01/02/2015 20:59 CET
EFE

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, afronta una semana crítica con una gira por las capitales europeas para trasladar sus propuestas económicas a los socios, en un momento de máxima urgencia por retomar las negociaciones, ya que la prórroga del rescate expira a finales de este mes.

Tsipras se reunirá el martes con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, y el miércoles con el presidente francés, François Hollande.

En estos encuentros tratará de recabar apoyos sobre las propuestas económicas que su Gobierno expondrá a Bruselas, pues el miércoles también se verá con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El primer ministro griego ya ha tratado de apaciguar los ánimos en Europa a través de conversaciones telefónicas con representantes de la Unión Europea (UE) en las que ha reiterado que su Gobierno no va a emprender acciones unilaterales, sino que tiene la intención de sentarse a negociar.

Tsipras trató de contrarrestar así el malestar que causaron las declaraciones del ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, en las que aseguró que el Gobierno no considera a la troika como interlocutora válida en las negociaciones, aunque sí a los organismos que la componen, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

NEGOCIAR "UN NUEVO CONTRATO"

El mismo Varufakis matizó estas palabras horas después, en una entrevista con la cadena pública británica BBC, en la que aseguró que el Gobierno está "ansioso" por sentarse a negociar con los prestamistas.

Varufakis redujo este domingo en París el tono de confrontación con los socios europeos al asegurar que su intención es negociar con todas las instituciones que forman la troika "un nuevo contrato", gracias al cual su país dejará de costarles tanto al resto de los europeos.

"No se trata de negociar los unos contra los otros" y sobre todo no oponer el norte de Europa con el sur, sino de ponerse todos "en el mismo lado de la mesa" para acordar "un nuevo contrato" porque el actual plan de salvamento griego "le cuesta demasiado a Europa", declaró Varufakis tras reunirse con su homólogo francés, Michel Sapin en el inicio de su propia ronda de contactos con los ministros de Finanzas europeos.

Justificó su rechazo a la troika de acreedores internacionales porque dijo que, desde su punto de vista, es "un grupo de tecnócratas" que van a Grecia simplemente a supervisar tal o cual punto de un programa de salvamento que le ha hecho mal al país, y que además no tiene mandato para negociar.

"PROPUESTAS RACIONALES"

"Lo que estamos pidiendo son unas semanas para poner en marcha propuestas racionales que tienen el objetivo de minimizar el coste de esta crisis para la mayoría de los contribuyentes europeos, no solo para los griegos", destacó.

Tiempo es, sin embargo, lo que más escasea en las negociaciones. El 28 de febrero finalizan los dos meses de prórroga del plan de rescate que acordaron la troika y el anterior Ejecutivo con el fin de lograr un acuerdo que dé luz verde al último tramo del programa, valorado en 1.800 millones de euros.

Las negociaciones se interrumpieron tras la convocatoria de elecciones generales anticipadas y ahora es el turno del nuevo Gobierno de sentarse a la mesa con los acreedores.

EL 67% DE APOYO

Los nuevos dirigentes griegos viajan a Europa con el apoyo del 67% de la población, según revela una encuesta publicada este domingo por el diario Avgi y realizada por el instituto demoscópico Public Issue.

El líder de Syriza, que ganó las elecciones con un 36,34% de los votos, cuenta una semana después de asumir el cargo con un 70% de aprobación, mientras un 60% se muestra satisfecho con el resultado de los comicios.

Antes de acudir el próximo martes a Roma, Tsipras estará este lunes en Chipre en su primera visita oficial al extranjero, pues es tradicional que éste sea el primer destino internacional de los jefes de Gobierno griego.

La reunión con el presidente chipriota, Nikos Anastasiadis, estará centrada en repasar temas bilaterales y europeos, así como en la postura de los dos Gobiernos hacia Turquía, que tiene bajo su control el tercio norte de la isla.





TE PUEDE INTERESAR