INTERNACIONAL

El presunto autor de los ataques de Copenhague es un danés de 22 años

15/02/2015 19:14 CET | Actualizado 15/02/2015 19:57 CET
EFE

El sospechoso de los dos atentados ocurridos en las últimas 24 horas en Copenhague, en los que murieron dos personas, era un joven de 22 años nacido en Dinamarca, informó la Policía danesa, que ha admitido que tenía conocimiento de su pasado violento, relacionado con su pertenencia a una banda criminal.

El individuo, que fue abatido esta madrugada tras una persecución policial de varias horas, era conocido "por actividades criminales relacionadas con violaciones de las leyes de armas y actos violentos", además de en el ambiente de las bandas de delincuentes de la capital danesa. La policía no ha facilitado oficialmente su nombre, aunque diversos medios daneses y de otros países indican que se trata de Omar El-Hussein.

Según la televisión pública 'DR', el joven había salido de prisión hace dos semanas tras cumplir una parte de la condena por un ataque con cuchillo en un tren en otoño de 2013.

La Policía había admitido horas antes que conocía su identidad, pero sólo había señalado que estaba bajo el radar de los servicios de inteligencia desde hacía tiempo y que no había constancia de que hubiera viajado a países en conflicto como Irak o Siria. Tampoco se conocen, por ahora, sus motivaciones, aunque "posiblemente actuó inspirado por los ataques de París y los de organizaciones extremistas", dijo en rueda de prensa el jefe de los servicios de inteligencia (PET), Jens Madsen.

"Estaba inspirado por la propaganda islamista del Estado Islámico y otras organizaciones terroristas", ha indicado Madsen. El hombre estaba "en el radar" de las fuerzas de seguridad antes del incidente, ya que tenía antecedentes por posesión de armas. Las autoridades tratan de "confirmar si realmente el sospechoso trabajaba solo o si forma parte de una operación más amplia."

El joven disparó presuntamente contra un centro cultural donde se celebraba un debate sobre blasfemia al que asistía el artista sueco Lars Vilks, amenazado por grupos islamistas, y en ese ataque un cineasta danés murió y tres personas resultaron heridos de levedad.

Luego huyó en un coche que abandonó a tres kilómetros del lugar y, desde allí, tomó un taxi al complejo de Mjølnerparken, en el barrio multicultural de Nørrebro y donde viven muchos inmigrantes.

En esa zona los agentes encontraron ropas y un arma automática que se cree pudieron ser usadas en el primer atentado, aunque faltan las pruebas técnicas para asegurarlo con total certeza, informó la Policía de Copenhague en un comunicado.

Tras permanecer allí unos veinte minutos, abandonó el lugar y reapareció ocho horas después en la sinagoga, en el centro de la ciudad, donde mató a un joven judío e hirió a dos agentes.

CLARIFICAR SUS MOVIMIENTOS

Poco antes de las 04.00 horas GMT fue reconocido por la policía junto a la estación de Nørrebro porque la ropa que llevaba coincidía con la descripción del tirador de la sinagoga y, tras responder con disparos a la orden de alto de los agentes, fue abatido.

"La Policía de Copenhague continúa en estrecha colaboración con el PET (servicios de inteligencia) la investigación de los hechos. La investigación va dirigida a clarificar sus movimientos antes, durante y después de los atentados, así como a saber si recibió ayuda de otros", apuntó en el comunicado.

Las autoridades danesas no han dado detalles de las distintas operaciones que se realizan en distintos puntos de la capital. Según la televisión pública "DR", varias personas fueron detenidas en un redada en un cibercafé en Nørrebro.

Tiroteo en Dinamarca

TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter