NOTICIAS

Los juegos para niños rompen la barrera entre mundo real y digital

27/02/2015 07:49 CET | Actualizado 27/02/2015 07:49 CET
MARCUS KWAN/FLICKR

Internet, los ordenadores, los smartphones, las tablets y las consolas forman parte de nuestra vida diaria. La nuestra y la de la mayoría de los niños. Una realidad que permite a los más pequeños asimilar la tecnología de una forma natural e innata.

Los niños se distraen con los iPads de sus padres, quedan alucinados con los videojuegos de sus hermanos mayores o incluso empiezan a escuchar música a través de aplicaciones como Spotify. Viven en un entorno donde la tecnología está muy presente, y eso, siempre bajo la supervisión de los padres, les puede servir para empezar a familiarizarse con dispositivos que en el futuro seguro les serán muy útiles.

Pero, ¿cómo podemos ir más allá? ¿Qué más les podemos ofrecer? Solo nos queda una opción: permitir que experimenten con algunos de los kits de construcción de dispositivos electrónicos o robots que hay actualmente en el mercado. Hay mucha oferta y todos con un elevado valor didáctico pero vamos a destacar a cinco: Kano, Getcodie, Romo, Lego X e Invéntame.

KANO

Kano es un kit para montar un ordenador diseñado para los más pequeños. Utiliza una placa Raspberry Pi Model B con la que los niños aprenden a identificar las piezas que componen los ordenadores.

Los otros componentes del paquete son un teclado, un chasis personalizable, un pequeño altavoz, cables HDMI y USB, una tarjeta SD que incorpora el sistema operativo y otros elementos que los niños pueden ensamblar sin dificultad. Por supuesto, una vez lo tienen fabricado, será el turno de programarlo. ¡Todo un reto!

GETCODIE

codie

Codie es un robot que les enseña a los niños los principios básicos de la programación. A través de su aplicación para smartphones, cualquiera puede programar su primer robot en tan solo dos minutos. Es un juguete con un lenguaje de codificación hecho a medida.

Como en muchos otros proyectos similares, la idea de Codie no es que los más pequeños aprendan realmente a programar, sino que a través de sencillos juegos se familiaricen con el ámbito de la lógica y sean capaces de resolver pequeños problemas por sus propios métodos.

ROMO

Romo es un pequeño robot creado por Romotive gracias al apoyo obtenido a través de la plataforma de crowdfunding Kickstarter. Para gestionarlo es necesario conectarle un iPhone o un iPod y descargarse su correspondiente aplicación. Romo actúa como una mascota. Los niños lo pueden programar y jugar con él a cualquier juego. ¿También al escondite? ¡Seguro que sí!

LEGO X

Lego X from Lego X on Vimeo.

Lego X es un prototipo de los creadores de Gravity Sketch. Es el juguete que mejor relaciona lo físico con lo digital. Todas las construcciones físicas 3D de Lego se pueden transferir automáticamente a los dispositivos electrónicos. Así pues, los niños están a las puertas de convertirse en auténticos diseñadores en 3D sin tener conocimientos de informática. Toda una revolución.

Estos y otros casos como el de Invéntame, creada por el español Jesús Ibáñez, se están convirtiendo en maneras efectivas de acercar la programación y la tecnología a los más pequeños de una forma más didáctica y cercana.

Si a estas edades es cuando los niños aprenden más rápido, ¿por qué no enseñarle los aspectos principales de la programación a través de juegos? Seguro que en un futuro, muchos agradecerán estos pequeños esfuerzos y juegos.

Un reportaje de Marc Morató publicado originalmente en Mobile World Capital.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Ve a nuestra portada   Síguenos en Facebook   Síguenos en Twitter