NOTICIAS
24/03/2015 07:14 CET | Actualizado 24/03/2015 07:16 CET

Trucos, trampas y consejos para escoger el colegio de tus hijos

ISTOCK

Todos los años igual. Es ver marzo en el calendario y los padres empiezan a sudar. Jornadas de puertas abiertas por aquí, tutorías personalizadas por allá... Elegir el colegio para los hijos puede acabar costando la salud a muchos padres. Público, concertado, privado... ¿Qué es mejor? ¿El que más te gusta o el que más opciones de entrar te ofrece?

Elegir colegio tiene más de yincana que de ciencia. Compites por conseguir puntos en múltiples categorías. Hermanos mayores, cercanía de la vivienda o del trabajo, ingresos familiares per cápita, discapacidad, familia numerosa, antiguo alumno... Todo suma, aunque dependiendo de la provincia en la que vivas, los criterios de admisión serán distintos. Por ejemplo, hay lugares en los que todavía se da un gran peso a la proximidad y otros que funcionan con la zona única, es decir, sin que vivir al lado de un centro te garantice nada. ¿Influye esto directamente en la decisión de los padres? No, porque los padres no eligen el sistema de admisión, pero si quieren tener éxito y utilizar bien sus cartas, antes deben conocer las normas del juego.

La zona única, vigente en ciudades como Madrid, La Rioja o Valencia, es señalada por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) como el principal problema en el proceso de escolarización actual. Su presidente, Jesús Salido, asegura a El Huffington Post que este sistema condiciona mucho a los padres. "Es una forma de potenciar la concertación de centros y dejar de lado a los colegios públicos, sin invertir nada en ellos y traspasando a los padres una responsabilidad que le corresponde a la administración. Si no cuidas los centros públicos y destinas el dinero a los concertados estás creando diferencias. Le estás diciendo a los padres que tengan cuidado con lo que eligen, que vale la pena gastar un poco, y eso es muy peligroso. Es una privatización paulatina", explica.

En cambio, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid considera que la zona única no solo ha incrementado las posibilidades de elección desde su implantación 2013, sino que "ha subido en más de 10 puntos, hasta el 91%" el éxito en la obtención de la primera opción elegida, según los datos aportados por José Carlos Gibaja, subdirector de Infatil y Primaria.

LAS TRAMPAS MÁS FRECUENTES

La virtud de la zona única es que elimina las trampas de residencia, que son unas cuantas. Sin embargo, ¿estamos seguros de que no genera tretas nuevas? El peaje puede ser demasiado caro, ya que una familia con pocos recursos puede verse desplazada de los colegios que tenga cerca, siendo expulsada de su entorno.

En el caso concreto de la Comunidad de Madrid, un colegio puede dar el punto de libre disposición a los padres que vayan a contratar el servicio de comedor, es decir, el punto se puede comprar. La propia consejería admite que "la normativa no limita ese punto" al tiempo que la CEAPA denuncia que este ejemplo existió ya el año pasado en la capital. Si esa familia sin recursos tiene al lado de su casa un centro concertado que cobra o criba a través de extraescolares o servicios de comedor obligatorios, están acorralados. ¿Y cómo se comporta uno cuando se siente así?

Independientemente del sistema y a pesar de los esfuerzos por parte de las administraciones para reducir el fraude, los padres llegan a jugarse el tipo, legalmente hablando, por salirse con la suya. Estas son las estrategias más repetidas:

  • En los lugares sin zona única, la técnica más habitual es el falso empadronamiento.
  • Mentiras en el IRPF. Una fórmula común es presentar la declaración incompleta. Luego se corrige en una segunda fase con Hacienda y nadie se entera.
  • Enfermedades ficticias. Hay colegios que han dado puntos extra por un determinado problema de salud y... de repente ha habido más enfermos de lo normal. Requiere la complicidad de un médico.
  • Alumnos forzosos. Casos en los que los padres se agarran a un escaso vínculo anterior con el centro (deportivo, etc), ya sea propio o a través de un familiar, para lograr el punto de antiguo alumno.
  • Divorcios fingidos: sin duda la más extrema. Se ha dado en aquellos lugares que han puntuado ser hijo de padres separados o de familias monoparentales (en años anteriores han llegado a registrarse olas de divorcios en marzo).

CONSEJOS PRÁCTICOS

Con zona única o no, con más o menos puntos por IRPF o estando más o menos cerca del ese punto extra, el grueso de las preocupaciones son para los padres primerizos, la llamada primera escolarización a los 3 años. Porque con hermanos en el centro o siendo familia numerosa los problemas para entrar se reducen, lógicamente, hasta el infinito. Por eso, porque hablamos de un terreno nuevo para los afectados, conviene repasar una serie de actitudes que pueden venir bien antes de tomar una decisión:

  • Acudir a las jornadas de puertas abiertas y preguntar todo.
  • Revisar cuántos niños se quedaron fuera el año anterior.
  • No precipitarse. Esperar casi hasta el final y acudir al centro deseado a preguntar cuántas solicitudes lleva (sin apurar demasiado).
  • La segunda opción no es lo que parece. Si no entras en la primera elección, solo entrarás en tu segunda si sobran plazas.
  • Si es primera escolarización (3 años), asegurarse de que el centro deseado cambia a los niños si se hacen sus necesidades. Algunos no lo hacen y puede ser un infierno laboral para los padres.
  • Es interesante que el colegio tenga banco de libros: puedes ahorrar más de 200 euros por niño.
  • Hay que fijarse en la jornada. Algunos colegios tienen intensiva. La jornada partida suele ser más fácil para la conciliación.
  • Saber qué servicios ofrece el colegio en los meses de verano. Que no te pille por sorpresa.
  • Saber si el comerdor es catering o si tienen cocina propia.

¿PÚBLICO, PRIVADO O CONCERTADO?

Es una decisión personal de los padres. Idioma, religión, exclusividad... Cuando uno aspira un centro privado acata un proceso de admisión 'diferente'. La duda viene entre el público y el concertado. ¿Un concertado es un privado más barato o debería cumplir todos y cada uno de los puntos de un público? Si bien a nivel ideológico el público tiene que ser laico y el concertado no, a nivel económico la cosa no esta muy clara. Es en este aspecto donde la CEAPA denuncia que la sociedad está engañada y que se están dando conciertos a colegios sin construir, algo que está prohibido. "Un colegio privado solo puede ser concertado si los públicos no cubren la demanda, es muy sencillo, no pueden cobrar ni un solo euro", concluye.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR