INTERNACIONAL

Una joven sobrevive al atentado en Kenia escondida en un armario

05/04/2015 12:14 CEST | Actualizado 05/04/2015 12:14 CEST
STR / EFE

Una superviviente de la matanza en la Universidad de Garissa (Kenia) ha sido rescatada dos días después del ataque. Cynthia Cheroitich, de 19 años, permaneció escondida dentro de un armario y se cubrió con ropa para no que los extremistas islámicos no la encontraran.

Cheroitich estaba tan atemorizada cuando la policía la encontró que pensó que eran militantes. "¿Cómo sé que son la policía keniana?", rogó ella hasta que uno de sus profesores acudió a tranquilizarla y a decirle que el ataque había acabado.

La joven, que se encuentra en buen estado de salud, relata que en su escondite se alimentó con una loción corporal para paliar la sed y el hambre. Se cubrió con ropas de algunos de sus compañeros muertos y se manchó de sangre deliberadamente, para que no la descubrieran.

El ataque de Al Shabab a la universidad en el noreste de Kenia se cobró la vida de 148 personas. Las autoridades kenianas ofrecen 20 millones de chelines (unos 200.000 euros) por cualquier información que conduzca a la captura de Mohamed Kuno, el cerebro del ataque. Ya hay cinco detenidos, tres de ellos fueron arrestados cuando trataban de escapar a Somalia, pero se trata de lo ejecutores, no de los ideólogos.

Por otro lado, el grupo islamista ha vuelto a amenazar con perpetrar más ataques en Kenia, como el del jueves, si el Gobierno no retira todas las tropas que tiene desplegadas en Somalia, según un comunicado difundido por la organización terrorista en las redes sociales. En el texto, titulado Enterrando las esperanzas de Kenia, Al Shabab advierte que la presencia del Ejército keniano en Somalia, al que acusa de matar a civiles y bombardear pueblos, conllevará más represalias contra la población keniana, a la que hace responsable indirecta por haber elegido al Gobierno actual.

"Mientras vuestro Gobierno persista en seguir el camino de la opresión, ponga en práctica políticas represivas y continúe con la sistemática persecución de musulmanes inocentes, nuestros ataques también continuarán", concluyen.

Mientras, en las redes sociales, se están distribuyendo los perfiles de las víctimas, con el hastag #147notjustanumber con el que tratan de llamar la atención sobre una tragedia que no cala en Occidente como sí lo hicieron atentados como los de Charlie Hebdo o Túnez.

EDUCACIÓN PARA VENCER AL TERROR

Frente al fanatismo, el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha animado a los estudiantes de la universidad de Garissa afectados por el atentado a que acaben sus estudios "por difícil que resulte", como una forma de "combatir al terrorismo".

"No importa lo difícil que sea, debéis permanecer decididos a terminar vuestros estudios y graduaros. Porque al hacerlo, os demostraréis a vosotros mismos y al mundo que el terror nunca puede prevalecer al trabajo duro y la resistencia", ha instado.

El mandatario ha trasladado sus condolencias a los estudiantes de la universidad de Garissa en un discurso publicado a través de Twitter, en el que ha subrayado que el Gobierno lamenta que este suceso haya tenido lugar durante sus años de formación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

ESPACIO ECO