INTERNACIONAL
08/04/2015 08:15 CEST | Actualizado 08/04/2015 10:47 CEST

Un policía de EEUU, acusado de asesinar a un hombre negro desarmado

YOUTUBE

Otro incidente racial conmociona a los Estados Unidos. El pasado sábado, Walter Scott, un hombre negro de 50 años, fue abatido a tiros por el agente de policía Michael Slager en la localidad de North Charleston (Carolina del Sur).

Ahora Slager ha sido detenido y está acusado de asesinato después de que saliese a la luz el vídeo del suceso, en el que se ve a Scott huyendo desarmado mientras el policía dispara varias veces hasta acabar con su vida.

ADVERTENCIA: EL VÍDEO A CONTINUACIÓN PUEDE HERIR SU SENSIBILIDAD

(Sigue leyendo después del vídeo...)

El incidente se desencadenó a partir de que el agente Michael Slager, blanco y de 33 años, ordenó parar al conductor de un vehículo con una luz rota. Walter Scott, negro y de 50 años, salió corriendo tras detener el vehículo hasta llegar a un solar donde el agente le disparó al menos cinco tiros que acabaron con su vida.

Scott huyó presuntamente porque tenía pagos atrasados de la pensión de sus cuatro hijos y temía ir a la cárcel, según explicó a medios locales Chris Stewart, abogado de la familia del fallecido. "No tiene un pasado violento. Tenía un trabajo, estaba comprometido. Tenía pagos retrasados en la pensión de sus hijos y no quería ir a la cárcel", añadió.

Medios locales aseguran que Scott había sido detenido al menos en diez ocasiones a consecuencia de su retraso en los pagos de la pensión de sus hijos. En el vídeo del suceso, facilitado por el abogado de Scott a The New York Times, se observa cómo el policía ordena a la víctima que ponga los brazos detrás de la espalda una vez ya está abatido en el suelo.

"Cuando te equivocas, te equivocas. Cuando tomas una mala decisión, no importa si eres un oficial o un ciudadano de la calle, tienes que afrontar esa decisión", dijo el alcalde de North Charleston, Keith Summey. El alcalde anunció hoy en rueda de prensa que el agente Slager afrontará cargos por asesinato.

Slager es policía local desde hace cinco años y anteriormente había servido en la Guardia Costera. La versión inicial que ofreció el agente el sábado fue que disparó porque Scott trató de arrebatarle el arma y temió por su vida.

"Tenemos muchos policías buenos. Lo que ha ocurrido no es aceptable en Carolina del Sur ni refleja nuestros valores o la manera en la que la mayoría de nuestros agentes actúan", dijo en un comunicado la gobernadora del estado, la republicana Nikki Haley.

UN SUCESO RACIAL MÁS

Este suceso se suma a la lista de casos de policías blancos que han matado a tiros a ciudadanos negros desarmados o en circunstancias controvertidas.

Este problema, que se situó en la primera línea de la política nacional de EE.UU. tras la muerte de Michael Brown en agosto, es una de las prioridades en las que trabaja el Departamento de Justicia, encabezado por el afroamericano Eric Holder.

North Charleston, la ciudad donde ha ocurrido este último suceso, tiene 100.000 habitantes, un 47 por ciento de los cuales son afroamericanos y un 37 blancos.

Sin embargo, el departamento de Policía está compuesto por blancos en un 80%, según los últimos datos del Departamento de Justicia, de 2007.